Los domingos dan mucho más miedo cuando tienes que planificar las comidas de toda una semana y cocinar no es lo tuyo. Si te agobias fácilmente en la cocina, evitar a toda costa la preparación de comidas puede parecer la solución más lógica. Después de todo, ¿para qué estresarse? Sin embargo, la preparación de comidas es una forma inestimable de ahorrar tiempo y energía a lo largo de la semana. En definitiva, te hace la vida más fácil, por lo que no deberías rehuirla aunque no seas una chef. Todo lo que tienes que hacer es poner en práctica ciertos trucos para preparar facilmente tus comidas los domingos por la noche.

Si eres de las que no se molestan en meterse en la cocina, has llegado al lugar adecuado. Con estos consejos y trucos para preparar facilmente tus comidas los domingos por la noche, hasta la más perezosa de las chefs puede preparar sus comidas con antelación y empezar la semana con fuerza sin perder la cabeza.

Trucos para preparar facilmente tus comidas los domingos por la noche

Sigue leyendo para conocer la guía definitiva para preparar la comida un domingo.

 

Comprueba tu agenda de la semana

Lo primero que debes hacer es mirar tu agenda de la semana para poder planificar en consecuencia. En los días en los que tienes mucho que hacer, vas a querer comidas que sean sencillas y que te sienten bien, así como tentempiés que te hagan sentir con energía y en tu mejor momento. Para los días en los que tengas más tiempo libre o vayas a estar en casa, puedes darte más margen para comer de forma intuitiva. Sea cual sea tu semana, revisar tu horario con antelación te ayudará a planificar mejor tus comidas.

Repensar y simplificar

La preparación de comidas consiste en simplificar. Piensa en las comidas que más te gustan y pregúntate cómo puedes pasar menos tiempo en la cocina. Si eres una amante del hummus, haz acopio de galletas saladas y corta algunas verduras para mojar durante la semana. Si eres una mujer en constante movimiento, simplifica tus desayunos con alimentos envasados como croissants o yogures. También puede ser útil tener un surtido de tentempiés precocinados, como barritas de proteínas, fruta cortada, patatas fritas y salsas. La preparación de comidas no significa hacer todo desde cero, sólo requiere planificar con antelación para que puedas ahorrar tiempo más tarde.

Prepara tus comidas favoritas

Otra forma estupenda de simplificar la preparación de comidas es planificar tus comidas en torno a alimentos específicos que te gusten, lo que te ayudará a mantener tus platos divertidos y frescos durante toda la semana. Por ejemplo, si te gusta mucho el salmón, prepáralo con antelación para utilizarlo como ingrediente principal en distintos platos.

Si no estás seguro de en qué basar tus comidas, elige una fuente de proteínas que te guste y utilízala como punto de partida. Luego, si sigues atascado, busca diferentes recetas con ese ingrediente para inspirarte.

Sella y guarda los alimentos correctamente

Sellar y conservar los alimentos correctamente es fundamental para mantenerlos frescos y sabrosos durante más tiempo. Tómate tu tiempo para leer las etiquetas de todo lo que compres: a menudo encontrarás indicaciones sobre cómo guardarlo correctamente después de cocinarlo o cómo mantenerlo fresco hasta que lo abras.

Para todo lo demás, repasa las mejores prácticas de almacenamiento para que sepas cómo y dónde guardarlo. He descubierto que guardar cosas como aguacates, cebollas, ajos e incluso productos horneados en la nevera ayuda a conservarlos y mantenerlos frescos durante más tiempo.

accesorios de cocina que necesitas

Cocina las sobras a fuego lento en lugar de en el microondas

El microondas es práctico en caso de apuro, pero puede resecar fácilmente las sobras y quitarles el sabor. Así que, en lugar de calentar las sobras en el microondas, hazlo en una sartén al fuego o en una olla de cocción lenta. En ambos casos, mantén el fuego a una temperatura media-baja y remueve con frecuencia para evitar que se queme el fondo. Y para las sobras con arroz o pasta, prueba a añadir una gota de mantequilla o margarina a la mezcla para que todo quede más suelto.

Prepara una gran ensalada

Las ensaladas son deliciosas, pero lavarlas, secarlas y trocearlas lleva mucho tiempo. Para hacerte la vida más fácil, prepara un bol grande de verduras que te dure dos o tres días y guárdalo en un recipiente grande de cristal en la nevera. Guarda el aliño y los ingredientes por separado para evitar que la lechuga se marchite y mantener la ensalada crujiente y fresca. Tener a mano una ensalada lista para comer te ahorrará tiempo y te dará más versatilidad a lo largo de la semana: puedes tomarla un día para comer, otro como tentempié, etc.

Pin It on Pinterest

Shares
Comparte este post