La piel cambia considerablemente cuando llegamos a los treintas, y necesitamos una adecuada rutina de skincare para ello. Gracias a los cambios hormonales, el dormir poco  y la piel que no se recupera tan rápido como solía hacerlo, este es un buen momento para observar más de cerca tu rutina de skincare.

1. Limpiar

rutina de skincare

Nunca dejes de lavarte la cara antes de acostarte. Atrás quedaron los días en los que podías dormir con la cara llena de maquillaje y no pagar las consecuencias al día siguiente. El maquillaje puede obstruir fácilmente los poros, lo que conduce a una tez opaca e incluso al acné.

Mantener los productos químicos del maquillaje en la piel durante la noche también ralentiza la capacidad de la piel para renovarse y repararse de forma natural de las agresiones diurnas. Si el acné adulto es algo con lo que estás luchando en esta década, podría ser el momento de inspeccionar tus productos de maquillaje y skincare, en busca de ingredientes que puedan obstruir los poros o contribuir a los brotes. Busca en las etiquetas ingredientes comedogénicos (obstructores) y elimina estos productos de tus estantes si estás luchando contra el acné.

Estos incluirían: Lanolina acetilada, estearato de butilo, carragenina, acetato de cetilo, manteca de cacao, aceite vegetal hidrogenado, estearato de octilo, lauril / laureth sulfato de sodio y aceite de soja, por nombrar algunos. En el futuro, puedes buscar la palabra “no comedogénico” en la etiqueta para asegurarte de obtener un producto sin esos culpables.

2. Vitamina C

La pigmentación y el daño solar comienzan a aparecer a los 30 años. Incorpora un buen suero de vitamina C en tu rutina matutina diaria para ayudar a contrarrestar y combatir los radicales libres del medio ambiente.

La vitamina C funciona como respaldo para proteger tus células no solo de la radiación ultravioleta que atraviesa tu protector solar, sino también de muchos otros radicales libres producidos por el estrés, la contaminación, las toxinas ambientales y los procesos metabólicos.

rutina de skincare

3. Proteger

¡El protector solar ya no es una opción, sino un requisito en esta etapa de la vida! La vitamina C, el retinol y los alfa-hidroxiácidos en muchos de nuestros productos para el cuidado de la piel pueden hacernos propensos a la sensibilidad al sol y al daño solar si no usamos protector solar, sombreros y gafas de sol adecuados.

Sería una pérdida de dinero y esfuerzo deshacer todo tu arduo trabajo en la lucha contra la pigmentación y el daño de la piel poniéndote al sol o siendo inconsistente con el protector solar. Encuentra un excelente protector solar que brinde no solo cobertura sino también hidratación.

rutina de skincare

TE PUEDE INTERESAR: CONOCE LOS BENEFICIOS DEL CEPILLADO EN SECO

4. Tratar

Durante el sueño, la piel se recupera y se repara. A medida que envejecemos, este proceso de reparación se ralentiza y las células cutáneas muertas y pegajosas no se desprenden de forma natural tan rápido como antes, por lo que nuestra piel necesita un pequeño impulso en este aspecto. Los retinol y los alfa-hidroxiácidos satisfacen esta necesidad, por lo que es el paso más impactante para agregar a cualquier rutina de cuidado de la piel, especialmente a los 30 años.

Ya sea que uses un suero nocturno con alfa hidroxiácidos o una mascarilla varias veces a la semana, encuentra un ácido de frutas glicólico, láctico o similar para tratar la tez desigual y estimular la renovación celular.

rutina de skincare

Cuando se trata de la noche, nuestros productos no son los únicos responsables de la recuperación y la regeneración. La cantidad de tiempo que realmente estamos durmiendo es crucial. La circulación sanguínea de nuestro cuerpo se estimula durante el sueño, aportando nutrientes y oxígeno a las células de la piel.

Cuando no dormimos lo suficiente, los niveles de cortisol pueden aumentar y nuestra piel se inflama y se estresa. Los ojos hinchados, la tez hosca y la piel apagada suelen ser signos de falta de sueño. Ocho horas es la cantidad de sueño recomendada para la mayoría de los adultos.

5. Hidratar

cuidado personal

A medida que envejecemos, la piel se vuelve más seca y menos flexible, por lo que la hidratación se convierte en una medida crucial. ¡Nunca omitas este paso! Ya sea que prefieras un aceite hidratante o una crema, asegúrate de hidratarte todas las noches.

La hidratación no es solo un paso externo a adoptar, porque hidratarse internamente bebiendo agua es igualmente importante. El agua ayuda a hacer circular los nutrientes por todo el cuerpo, eliminar las toxinas e hidratar las células de la piel. A primera hora de la mañana, bebe un vaso grande de agua.

TE PUEDE INTERESAR: ACEITES TRANSPORTADORES QUE SON BENEFICIOSOS PARA LA PIEL

6. Ojos

Por último, pero ciertamente no menos importante, está una crema delicada para la piel debajo y arriba de los ojos. Los 30 es el mejor momento para crear este hábito nocturno, ya que la piel fina alrededor de los ojos suele ser la primera en mostrar signos de envejecimiento.

Esto se debe a la falta de glándulas sebáceas y a la delicada piel que se encuentra aquí. Aplica una crema hidratante o antiedad para los ojos en dicha área todas las noches paratu rutina de skincare.

evitar las arrugas

Una buena rutina de skincare a los 30 puede marcar una diferencia aún mayor cuando entramos en los 40, así que si aún no tienes una, ¡el momento de comenzar es ahora!

Pin It on Pinterest

Shares
Comparte este post