Los dermatólogos y los expertos en cuidado de la piel suelen considerar al retinol como el ingrediente “estándar de oro” en las cremas y sueros faciales porque sus amplios beneficios van desde destapar los poros hasta suavizar las arrugas. Pero, ¿cuál es la forma óptima de utilizar los productos con retinol en el rostro? ¿Son adecuados para tu tipo de piel? A continuación, todo lo que necesitas saber sobre el retinol, incluido lo que hace y cómo usarlo.

En primer lugar, ¿qué es el retinol?

El retinol es un derivado liposoluble de la vitamina A. Se encuentra principalmente en alimentos de origen animal como la leche entera, el pescado graso y el hígado. El retinol ayuda a formar y mantener una piel sana, desempeña un papel en la regulación del sistema inmunológico e incluso puede proteger contra infecciones.

En el cuidado de la piel, el retinol es una versión de venta libre de la tretinoína de prescripción médica, también conocida como ácido retinoico, que los dermatólogos suelen recetar para el tratamiento del acné y con fines antienvejecimiento.

Tanto el retinol como el ácido retinoico caen bajo el paraguas de un grupo de derivados de la vitamina A llamados retinoides. Si bien el retinol puede inducir beneficios similares al ácido retinoico recetado, es más débil y, por lo tanto, menos irritante. Algunos dermatólogos recomiendan comenzar con retinol para permitir que tu piel se acostumbre al ingrediente. Pero no es necesario que uses retinoides de prescripción médica para obtener sus beneficios. Además, el retinol está disponible a una fracción del costo del ácido retinoico recetado y no es necesario programar una visita al médico para usarlos.

retinol

¿Qué hace exactamente el retinol?

El retinol actúa de diferentes formas en la piel. Previene la descomposición del colágeno, al mismo tiempo estimula la rápida renovación celular y espesa la capa subcutánea de la piel, que es donde se originan las arrugas.

El colágeno y la elastina son proteínas de la piel responsables de mantener el cutis terso y elástico. Cuando se aplica en la cara, el retinol inhibe la degradación del colágeno y se cree que estimula la producción de colágeno y elastina, lo que puede ayudar con la aparición de líneas finas y arrugas.

También tiene propiedades queratolíticas, lo que significa que promueve la renovación de las células de la piel y de esta manera ayuda a mantener los poros limpios y previene la formación de puntos negros y puntos blancos. Además de mantener a raya el acné, esta función también puede ayudar a mejorar el tono de la piel y desvanecer las marcas oscuras, lo que nos deja una piel fresca y ese ‘brillo’ que todos estamos buscando.

Es importante tener en cuenta que existe cierto debate sobre a qué edad es mejor comenzar a usar productos con retinol. Aunque muchas personas conocen el retinol como un ingrediente para la piel madura, eso no significa que debas esperar a que aparezcan los signos del envejecimiento para usarlo. Es mejor hablar con tu dermatólogo si no estás segura de si el retinol es adecuado para ti.

TE PUEDE INTERESAR: RUTINA DE SKINCARE PARA MUJERES QUE ESTÁN EN LOS TREINTAS

¿Qué efectos secundarios tiene?

El retinol es seguro para todo tipo de piel, pero algunas pueden experimentar sequedad, enrojecimiento e irritación, lo cual es común, especialmente si es la primera vez que lo usas. Por tanto, es mejor empezar despacio. Además, debido a que aumenta la renovación celular empujando la piel nueva y delicada a la superficie, potencialmente puede hacer que la piel se vuelva más sensible al sol. Es importante aplicar protector solar todos los días cuando se usa un retinol (y siempre).

retinol

¿Cuál es la mejor forma de usarlo?

El retinol se ha utilizado tradicionalmente por la noche. La teoría es que tu piel se repara sola mientras duermes, por lo que cualquier ingrediente anti-envejecimiento que uses será más efectivo si lo aplicas antes de acostarte. La luz solar tampoco es su mejore amiga: Además de que el retinol causa sensibilidad al sol, se cree que los rayos ultravioleta lo degradan, disminuyendo su eficacia.

Con cualquier producto, comienza lentamente alternando noches de aplicación y luego aumenta la frecuencia a todas las noches, una vez que tu piel se adapte. Por lo general, tu piel se adaptará con el tiempo. También puedes intentar aplicar una crema hidratante antes de tu producto de retinol para minimizar la irritación. Por supuesto, como con cualquier producto para el cuidado de la piel, asegúrate de seguir las instrucciones del fabricante en la etiqueta para una aplicación adecuada y mejores resultados.

Pin It on Pinterest

Shares
Comparte este post