Abre el champán ¡te vas a vivir con tu pareja! Mudarse con una persona importante es un paso emocionante para la relación, y no es algo para tomar a la ligera. La mayoría de las parejas casadas le dirán que vivir juntos es más una prueba de relación que casarse, y no están equivocados. Desde los quehaceres hasta los gastos mensuales, hay un montón de cambios para tu relación cuando comienzan a vivir juntos. Estoy aquí para hacerte saber algunas cosas básicas para mudarse en pareja que no te van a decepcionar.

Cosas básicas para mudarse en pareja

Estas cosas básicas para mudarse en pareja harán el proceso más llevadero.

Asegúrate de mudarte por las razones correctas

Lo entiendo, el alquiler en la mayoría de las grandes ciudades y lugares populares nunca ha sido tan alto, y la posibilidad de reducir la tuya a la mitad al mudarte con alguien puede ser muy atractiva. Pero no te apresures de ninguna manera con esa decisión solo por el presupuesto. Mudarse con alguien demasiado pronto o con una persona que no es adecuada para ti solo para ahorrar algo de dinero terminará costándote mucho más a largo plazo.

Si es posible, realiza una “prueba” antes

Si estás considerando mudarte con tu pareja, supondré que ya han pasado al menos algunas noches juntos. (¡Ojalá muchas noches, en realidad!) Pero aunque pasar algunas noches a la semana parece una buena preparación para vivir juntos, en realidad, no lo es.

Lo esencial de vivir juntos es decidir quién preparará la cena, comunicarle que necesitas ver tu programa favorito en absoluto silencio los lunes por la noche y comprender que depilarse las cejas es un mal semanal necesario. Si es posible, intenta una “prueba” para vivir juntos de antemano para resolver algunas de esas rutinas.

Debes leer: Ideas económicas para transformar tu hogar en un paraíso acogedor

Sigue el proceso de mudarte con la ropa que necesitarás, los comestibles que compres e intenta no visitar tu propio lugar hasta que termine la semana. De esa manera, te obligarás a vivir como lo tienes en casa, incluidos los platos, la lavandería, pero tendrás la experiencia adicional de “vivir” con tu pareja mientras lo haces. Podrás ver cómo será realmente vivir juntos y tener una mejor mentalidad de cómo será antes del día de mudanza.

Elige tus… batallas

Todos tenemos nuestras “cosas“. Algunas personas no pueden soportar una cama deshecha, otras desprecian los platos sucios y otras odian un montón de ropa limpia pero desdoblada. Todos tienen peculiaridades que los molestan particularmente, pero cuando se trata de mudarse con una persona importante, pronto aprenderás que no puedes analizar minuciosamente todas y cada una de las tareas.

Piensa qué tareas o hábitos son más importantes para ti y luego comunícalos a tu pareja. Si bien tener un montón de zapatos al lado de la puerta puede ser un poco molesto, podrás manejarlo mucho más si te encuentras con otra cosa.

Decide qué harás si sucede lo peor

Este suena bastante mal, lo sé. Pero, desafortunadamente, es una posibilidad que tu relación y tu convivencia no funcionen. Según mi experiencia, ver a varios amigos terminar las relaciones mientras vivían juntos, es un proceso muy complicado además del final de la relación.

Cuando el status quo sea fuerte y sólido en su relación antes de mudarse juntos, ten una discusión honesta sobre cómo manejarás un escenario en el que la relación termina. ¿Te mudarás con una persona? ¿Quien será? ¿Cómo manejarás el alquiler hasta el final de tu contrato de arrendamiento si surge esa situación? ¿Cómo dividirás las pertenencias compartidas? Estas son preguntas difíciles de hacer, pero si sucede lo peor, te alegrarás de que al menos las haya discutido por adelantado.

Hable sobre cómo dividirá los gastos

Entre el alquiler, los servicios públicos, los alimentos y, lo más importante, Netflix, hay muchos gastos que probablemente compartirán como pareja una vez que vivan juntos. Antes de mudarte, discute cómo los dividirás y quién será responsable de qué. Tal vez dividas el alquiler de manera equitativa, o tal vez la persona que gana una cantidad considerable de dinero paga un poco más. Tal vez una persona pague la electricidad mientras que la otra paga el agua, sin importar la cantidad mensual. Tener esas conversaciones por adelantado facilitará mucho las cosas cuando llegue la factura porque ya estarás en la misma página sobre quién debería pagarla.

Deja tiempo (y espacio) para que ambos estén solos

Cualquiera que diga que es una mariposa social y odia estar solo está mintiendo. En realidad, todos necesitamos al menos unos momentos (¡u horas!) de tiempo a solas todos los días para hacer lo que nos trae alegría.

Ten una conversación honesta con tu pareja sobre cuánto tiempo te gustaría tener solo todos los días, y asegúrate de que sepan que ese tiempo es para recargarte y reponerte para ser una mejor pareja. Si es posible, trata de tener tu propio espacio en tu hogar compartido también. Un rincón de lectura, una silla especial o incluso tu propia habitación harán maravillas con tu psique.

Mudarse con tu pareja es un paso increíble en tu relación, y uno que realmente puede consolidar tus creencias de que estás con la pareja adecuada. Ciertamente no siempre es sol y arcoiris, pero si tenéis algunas conversaciones honestas entre vosotros por adelantado, seguramente os sentiréis como en casa, en un abrir y cerrar de ojos.

Pin It on Pinterest

Shares
Comparte este post