Si no sabías qué era el melasma el año pasado, existe la posibilidad de que hayas visto sus signos reveladores de decoloración facial irregular en 2020. ¿Por qué? Si bien el uso de mascarillas puede reducir la tasa de propagación del coronavirus, su efecto en su cutis es complicado. El uso de una mascarilla atrapa el calor acumulado contra la superficie de la piel y eso puede aumentar aún más el componente del melasma inducido por la temperatura. Significado: Puedes agregar el uso de mascarillas a la lista de causas, y hay muchas, como verás a continuación, que pueden desencadenar el melasma, una afección crónica que causa manchas oscuras o decoloradas en la piel.

melasma

¿Qué desencadena el melasma?

La afección es una de las quejas dermatológicas más frecuentes en el planeta. El melasma ocurre cuando las células productoras de pigmento, o melanocitos, en la piel se activan para agrandarse y producir más pigmento. Todos nacemos con la misma cantidad de melanocitos, son más activos en las personas de piel más oscura y no se distribuyen de manera uniforme en todos, por lo que cuando se vuelven grandes o hiperactivos, esto da como resultado un pigmento desigual en la piel. Limitar los factores desencadenantes que activan los melanocitos es clave para detener la decoloración.

El melasma se desencadena por tres factores principales: Hormonas, radiación ultravioleta y calor. Los estudios han demostrado que el calor aumenta la producción de pigmento, al dilatar los vasos sanguíneos subyacentes. Es crucial para los pacientes propensos al melasma ser diligentes en evitar el calor y la luz ultravioleta, tanto como sea posible, y enfriar la superficie de la piel rápidamente cuando se calienta para minimizar la duración del calor en la superficie de la piel.

Pero evitar el calor no es tan simple como parece. Saunas, baños calientes, ejercicio e incluso algo tan simple como cocinar sobre la estufa pueden causar problemas. Los tratamientos caseros más nuevos tienen en cuenta el problema, como las máscaras de terapia de luz LED.

La exposición al calor, la luz y los irritantes son cosas que al menos puedes intentar controlar. Las hormonas, por otro lado, son más difíciles de manejar. Las hormonas influyen en el flujo vascular a la superficie de la piel y el flujo sanguíneo influye en la inflamación de la piel, dos factores que también contribuyen al melasma. Y aunque el melasma se ha denominado la “máscara del embarazo”, las fluctuaciones hormonales no se limitan a la maternidad. Las píldoras anticonceptivas, los DIU, la terapia hormonal con estrógenos y los trastornos de la tiroides también pueden exacerbar el melasma. Incluso los niveles elevados de estrés pueden causar un pico de cortisol, que puede conducir a desequilibrios de estrógeno y desencadenar un brote.

melasma

TE PUEDE INTERESAR: CÓMO PREVENIR Y TRATAR EL ACNÉ POR EL USO DE LA MASCARILLA

Cómo tratar el melasma

Al tratar el melasma, es importante pensar a largo plazo, porque es una relación de por vida. Si puedes ver a un dermatólogo, existen varios remedios recetados para el melasma. Algunos suelen recetar un cóctel de Retin-A, hidroquinona y un esteroide suave para tratarlo; sin embargo, la hidroquinona tiene sus desventajas. La hidroquinona está disponible sin receta en una formulación al 2 por ciento y como receta en una formulación al 4 por ciento. Este medicamento aclara eficazmente la piel pigmentada, pero si se usa durante un período prolongado, puede ser peligroso y crear hiperpigmentación como efecto secundario, lo contrario de lo que queremos que suceda. También se rumorea que adelgaza la piel y, curiosamente, no es seguro de usar si estás embarazada.

Para las pacientes que están embarazadas o que simplemente desean evitar la hidroquinona, se sugiere un tópico recetado con ácido azelaico, que alivia la irritación y trata las manchas oscuras en conjunto. El ingrediente está ampliamente disponible sin receta médica, especialmente ahora que su versatilidad única ha sido reconocida dentro de la industria de la belleza.

Con o sin maquillaje, tu piel real, tu piel desnuda, tu piel hiperpigmentada, es una piel estupenda. Si eliges enfrentarte al melasma en una batalla de por vida, hazle a tu cutis la bondad de verificar dos veces los ingredientes activos de los productos con los que lo cubres para proteger, en lugar de castigar, tu primera línea de defensa.

Pin It on Pinterest

Shares
Comparte este post