Todos experimentamos síntomas digestivos ocasionales, como malestar estomacal, gases, acidez estomacal, náuseas, estreñimiento o diarrea. Pero para combatirlo hay maneras de mejorar la digestión naturalmente.

Porque cuando estos síntomas ocurren con frecuencia, pueden causar trastornos importantes en su vida.

Afortunadamente, los cambios en la dieta y el estilo de vida pueden tener un impacto positivo en tu salud intestinal.

Maneras de mejorar la digestión naturalmente

Aquí hay maneras de mejorar la digestión naturalmente.

Comer comida real

La dieta típica occidental, rica en carbohidratos refinados, grasas saturadas y aditivos alimentarios, se ha relacionado con un mayor riesgo de desarrollar trastornos digestivos.

Se ha sugerido que los aditivos alimentarios, como la glucosa, la sal y otros productos químicos, contribuyen a aumentar la inflamación intestinal, lo que lleva a una condición llamada intestino permeable.

Además, los alimentos procesados como las bebidas bajas en calorías y los helados a menudo contienen edulcorantes artificiales, que pueden causar problemas digestivos.

Afortunadamente, la evidencia científica sugiere que las dietas ricas en nutrientes protegen contra las enfermedades digestivas.

Obtener un montón de fibra

Es de conocimiento general que la fibra es beneficiosa para una buena digestión.

La fibra soluble absorbe el agua y ayuda a agregar volumen a las heces. La fibra insoluble actúa como un cepillo de dientes gigante, ayudando a que tu tracto digestivo mantenga todo moviéndose a lo largo.

La fibra soluble se encuentra en el salvado de avena, legumbres, nueces y semillas, mientras que las verduras, los cereales integrales y el salvado de trigo son buenas fuentes de fibra insoluble.

Agrega grasas saludables a tu dieta

La buena digestión puede requerir comer suficiente grasa. La grasa te ayuda a sentirte satisfecha después de una comida y, a menudo, se necesita para la absorción adecuada de nutrientes.

Además, los estudios han demostrado que los ácidos grasos omega-3 pueden disminuir tu riesgo de desarrollar enfermedades inflamatorias del intestino como la colitis ulcerosa.

Mantente hidratada

La baja ingesta de líquidos es una causa frecuente de estreñimiento.

Los expertos recomiendan beber 50–66 onzas (1,5–2 litros) de líquidos sin cafeína por día para prevenir el estreñimiento. Sin embargo, es posible que necesites más si vives en un clima cálido o hace ejercicio enérgicamente.

Además del agua, también puede satisfacer tu ingesta de líquidos con infusiones de hierbas y otras bebidas sin cafeína, como el agua mineral.

Maneja tu estrés

El estrés puede causar estragos en tu sistema digestivo.

Se ha asociado con úlceras estomacales, diarrea, estreñimiento.

Las hormonas del estrés afectan directamente tu digestión. Cuando tu cuerpo está en modo de lucha o huida, piensa que no tienes tiempo para descansar y digerir. Durante los períodos de estrés, la sangre y la energía se desvían de tu sistema digestivo.

El manejo del estrés, la meditación y el entrenamiento de relajación han demostrado mejorar los síntomas en personas con SII.

Comer con atención

Es fácil comer demasiado rápido si no prestas atención, lo que puede provocar hinchazón, gases e indigestión.

Comer atentamente es la práctica de prestar atención a todos los aspectos de su comida y el proceso de comer.

Para comer con atención:

  • Comer despacio.
  • Céntrate en tu comida apagando tu televisor y guardando tu teléfono.
  • Observa cómo se ve tu comida en tu plato y cómo huele.
  • Seleccione cada bocado de comida conscientemente.
  • Presta atención a la textura, temperatura y sabor de tu comida.

Mastica tu comida

La digestión comienza en tu boca. Tus dientes rompen la comida en pedazos más pequeños para que las enzimas en su tracto digestivo puedan descomponerla mejor.

La mala masticación se ha relacionado con una menor absorción de nutrientes.

Cuando masticas bien tu comida, tu estómago tiene que hacer menos trabajo para convertir la comida sólida en la mezcla líquida que ingresa en tu intestino delgado.

Masticar bien los alimentos garantiza que tengas mucha saliva para la digestión. Esto puede ayudar a prevenir síntomas como la indigestión y la acidez estomacal.

Ponerte en movimiento

El ejercicio regular es una de las mejores maneras de mejorar tu digestión.

El ejercicio y la gravedad ayudan a los alimentos a viajar a través de tu sistema digestivo. Por lo tanto, pasear después de una comida puede ayudar a tu cuerpo a mover las cosas.

Baja la velocidad y escucha a tu cuerpo

Cuando no estás prestando atención a tus señales de hambre y plenitud, es fácil comer en exceso y experimentar gases, hinchazón e indigestión.

Es una creencia común que tu cerebro tarda 20 minutos en darse cuenta de que tu estómago está lleno.

Si bien no hay mucha ciencia sólida para respaldar esta afirmación, las hormonas liberadas por tu estómago en respuesta a la comida tardan en llegar a tu cerebro.

Tomarse el tiempo para relajarse antes de una comida puede mejorar tus síntomas digestivos.

Zanja malos hábitos

Sabe que los malos hábitos como fumar, beber demasiado alcohol y comer tarde en la noche no son buenos para su salud en general.

Y, de hecho, también pueden ser responsables de algunos problemas digestivos comunes.

Para mejorar la digestión, trate de evitar estos hábitos dañinos.

Pin It on Pinterest

Shares
Comparte este post