Las mañanas duran más, no me importa lo que digan y por ende son más útiles. Para aprovechar mis mañanas he aprendido secretos que hoy compartire contigo; son maneras de convertirte en una persona mañanera.

Maneras de convertirte en una persona mañanera

Entonces, sin más preámbulos, aquí hay algunas maneras de convertirte en una persona mañanera. Puedes convertirte en algo más, como una deportista matutina o hacer cosas mejores.

Los pasos la noche anterior

maneras de convertirte en una persona mañanera

Crea un ritual que desees (incluso si eso significa levantarte antes de lo necesario)

Es un hecho que te levantarás mucho antes y más fácilmente cuando esperas hacer algo desde la noche anterior. Mi ritual se ha convertido en una máscara facial, una taza de café con colágeno, diciéndole a Alexa que toque música y 20 minutos de lectura: mi felicidad.

Pero si las mascarillas no te relajan, y el café no es lo tuyo, no hagas mi ritual: encuentra el tuyo. ¿Qué es lo que te centra, te inspira o te emociona? ¿Son 20 minutos de meditación, tomas tu tiempo para cocinar un desayuno nutritivo o una rutina de cuidado de la piel de 10 pasos?

Agiliza tu rutina matutina

Para hacer espacio extra para todas las cosas buenas que esperas haz todo lo que no pudiste hacer la noche anterior. Prepara tu almuerzo, consigue gasolina para tu coche, empaca tu bolsa de gimnasia y coloca tu atuendo antes de que tu cabeza golpee la almohada.

Haz todo lo posible para asegurarte de despertarte cada mañana sintiéndote preparada, tranquila y listo para el día.

Ve a dormir cinco minutos más temprano cada noche.

Dormir lo suficiente es crucial para tu salud y bienestar. La investigación ha demostrado que las personas que duermen de 7 a 9 horas todas las noches tienen mejor memoria, mayor estado de ánimo y concentración, presión arterial más baja y un mejor metabolismo.

Si bien el objetivo es despertarte más temprano, para sentirte lo mejor posible, aún necesitas alcanzar esas 7-9 horas. Para entrenar tu cuerpo comienza por acostarte cinco minutos antes todos los días.

Convierte en un hábito todos los pasos anteriores

Los hábitos hacen posible el cambio porque liberan nuestras mentes de la toma de decisiones. En otras palabras, las personas de la mañana no piensan en levantarse temprano, simplemente lo hacen. Así que no solo pon la alarma y espera lo mejor: conoce que levantarte temprano toma tiempo para convertirse en un hábito, hasta que tu cuerpo esté acostumbrado a la vigilia temprana.


Los pasos a realizar en la mañana

Obtén luz natural de inmediato

El primer paso después de que suene la alarma: abre las cortinas o persianas. La luz natural le dice a tu cuerpo que es hora de despertarte aún mejor que una taza de café. El verano es el momento perfecto para convertirte en una persona madrugadora porque se pone más claro antes, pero si te levantas más temprano que el sol o no tienes acceso a la luz natural a primera hora de la mañana, prueba un reloj despertador con luz de despertador que imita el amanecer.

Trabaja para decir “no”

Ah, el mítico equilibrio trabajo-vida; es un enigma antiguo que pocos dicen lograr y la mayoría lucha por encontrar. Pero, después de todo, nadie dijo que equilibrar tu bienestar con las responsabilidades profesionales y personales sería fácil. La verdad es que dormir lo suficiente y sentirte bien a la mañana siguiente requiere dominar el arte de decir “no”.

Si tu compañero de cuarto te presiona para ver otro episodio de This is Us o tu jefe te asigna un proyecto de último minuto que te llevará a todos noche, no tengas miedo a decir ‘no’.

Por supuesto, habrá noches en las que vale la pena perder el sueño (¡la vida se trata de disfrutar, después de todo!) pero no te quedes despierto hasta la medianoche viendo la televisión porque no quieres decirle que no a tu compañero de cuarto, e intenta sugerirte a tu jefe que te irá mejor en el proyecto al día siguiente cuando hayas tenido tiempo suficiente para recargar.

Se consciente de tus patrones de alimentación y bebida

Los expertos recomiendan evitar acostarte demasiado hambrienta o demasiado llena. Un estómago vacío puede despertarte en medio de la noche, mientras que sentirte demasiado lleno puede dificultar entrar en un ciclo REM completo hasta que la comida se digiera.

Intenta tener tu última comida del día un par de horas antes de acostarte para darle a tu cuerpo suficiente tiempo para digerir, con proteínas, fibra y grasas saludables para evitar sentir hambre. Del mismo modo, reduce la ingesta de cafeína después de las 2 p.m. (¡eso incluye el té verde!) ya que puede alterar su ciclo de sueño.

Programa más cosas en tu semana que espera con ansias

Tu agenda de citas o calendario semanal puede estar reservado para reuniones de trabajo y citas médicas, pero comienza a programar cosas que te entusiasmen y que puedas esperar toda la semana. Honra y respeta esas “citas” como lo harías con todo lo demás en tu calendario, porque en realidad son igual de importantes.

Ten al menos una cosa programada todos los días que estés esperando, ya sea bebidas después del trabajo con compañeros de trabajo, una divertida clase de Zumba o un almuerzo para llevar que estés especialmente emocionada de comer. No siga todos los días siguiendo la misma rutina y siguiendo las mociones y las listas de tareas. La forma más sencilla de levantarte de la cama: date una razón para levantarse de la cama.

Pin It on Pinterest

Shares
Comparte este post