Sin duda alguna cada día que pasa investigamos muchas cosas y aprendemos otras. La alimentación no para de cambiar, y es que gracias a esos cambios nosotros no paramos de conocer nuevos alimentos beneficios para la salud, o nuevas técnicas de alimentación. Hoy vamos a hablar de la macrobiótica, un método de alimentación encaminado a mejorar y prologar la vida, que nos últimos años ha ido evolucionando.

Los alimentos macrobióticos se han ido convirtiendo en estudio para muchos expertos de la alimentación y de la salud física. Hay muchos tipos de productos macrobióticos, beneficiosos sobretodo si buscamos tener un equilibrio único en nuestra cuerpo. Hoy vamos a aprender cuales son esos alimentos tan extraños pero tan específicos.

Macrobiótica: Las Algas

Las algas son vegetales marinos. Y antes de nada te tengo que decir que seguramente estés comiendo algas. Si, si, las algas se utilizan como aditivos en una gran caridad de alimentos ya preparados, como helados o púdines, distintos postres o quesos, y hasta el pan puede contener algas. La diferencia es no consumes algas como tal, sino solo son extractos de estos vegetales marinos.

Macrobiótica: Las Algas

En macrobiótica, las algas son un alimento fundamental. Pero claro, para consumir este tipo de alimentos hay que hacerlo con cabeza y no en grandes. Con tan solo uno 5-10 gr. de algas al día conseguiremos varias propiedades que tiene estos vegetales marinos: “remineralizantes, estimulantes del metabolismo, regulan y equilibran los riñones y la circulación sanguínea, ayudan a eliminar líquidos, alcalinizantes, ayudan a eliminar purinas procedentes de los alimentos proteicos animales.”

Macrobiótica: Miso

Desde hace cientos de años el miso ha sido un alimento básico en la alimentación oriental, y poco a poco se ha hecho popular en el resto del mundo. Ya no por la historia, si no también por las propiedades que este alimento posee.

Macrobiótica: Miso

Dos de los beneficios más fuertes que tiene el miso, es su poder enzimático y su poder antioxidante. Sin duda alguna, el miso ayuda a favorecen el equilibrio de la flora intestinal y los procesos digestivos complicados, pero no solo se queda ahí, si no que también ayuda a depurar sustancias tóxicas que nuestro organismo produce.

Macrobiótica: Amasake

Otro gran alimento de la cultura Japonesa es el Amasake, un bebida que se genera mediante la fermentación del arroz en presencia del koji. Pero también se puede obtener de otras bases, como el mijo o la avena, aunque estos no llegan a ser tan agradables como el de arroz.

El amasake llega a ser muy saludable dado que solo es arroz integral, por lo tanto es un alimento muy natural.

amasake

Estos son tan solo uno pocos alimentos que tengan que ver con la Macrobiótica. Hay muchos más, pero queríamos compartir con vosotros algunos de los más “conocidos” y también de los más beneficiosos para la salud.

 

 

Pin It on Pinterest

Shares
Comparte este post