La espirulina es un alga verdiazul, o cianobacteria, que ha sido elogiada por sus múltiples beneficios. Esta es una proteína completa, contiene todos los aminoácidos esenciales y ácidos grasos omega-3. Además, es rica en muchos nutrientes, incluidas las vitaminas B y el hierro. Debido a estas cualidades, la espirulina es una gran adición a tu rutina de cuidado de la piel.

espirulina

Beneficios potenciales de la espirulina para la piel

Según los estudios realizados sobre este poderoso ingrediente, la espirulina mejora la salud de la piel de varias maneras. Tiene un efecto positivo en la salud intestinal, lo que, a su vez, mejora la apariencia de la piel.

Un microbioma intestinal saludable se asocia con una mejor salud de la piel, incluida la regulación de la inflamación de la piel. Se ha demostrado que esta alga promueve una microbiota intestinal más saludable y, como resultado, esto podría significar una mejor salud de la piel.

Aunque es necesario realizar más investigaciones, algunos estudios han demostrado posibles beneficios asociados con el uso de extractos de espirulina en fórmulas tópicas.

La mayoría de estos estudios indican beneficios antioxidantes, un efecto de brillo y propiedades humectantes. Estos beneficios se asocian principalmente con el uso de extracto, no con la forma en polvo.

1. Anti-envejecimiento

La espirulina proporciona efectos anti-envejecimiento y antiinflamatorios, gracias a los muchos antioxidantes que contiene. Combate los radicales libres y, por lo tanto, previene el daño de la piel que puede provocar arrugas y signos de envejecimiento.

La ficocianina es el principal ingrediente activo de la espirulina y le da a las algas su rico color azul verdoso. La ficocianina ayuda a activar la actividad antioxidante celular, lo que resulta en la eliminación de radicales libres.

También contiene muchos aminoácidos importantes, como glicina y prolina, que mantienen la piel firme y apoyan la producción de colágeno del cuerpo.

2. Espirulina para la producción de colágeno y el estiramiento de la piel

Un estudio de 2019 sugiere que la espirulina puede aumentar los factores de crecimiento en las células de fibroblastos dérmicos, que son las células responsables de la creación de colágeno. Esto posiblemente podría contribuir a un efecto de estiramiento de la piel, pero para reiterar, esto debe estudiarse más a fondo.

La espirulina posee efectos antibacterianos y antiinflamatorios, que potencialmente podrían ayudar con afecciones como el acné y el eccema, pero esto debe estudiarse más a fondo.

3. Para el acné

Un estudio de 2020 sugiere que aplicar una crema que contenga espirulina en la piel podría ser una opción alternativa para el tratamiento del acné, debido a sus altos efectos antioxidantes y antimicrobianos. La espirulina podría ser una mejor opción que la terapia con antibióticos locales debido a que tiene menos efectos secundarios y no tiene resistencia a los antibióticos.

TE PUEDE INTERESAR: MASCARILLA DE ESPIRULINA + PUDÍN DE CHÍA PARA EL DESAYUNO

4. Para la psoriasis

Estudios sugieren que la espirulina podría potencialmente desarrollarse como un fármaco natural para el tratamiento de la psoriasis.

5. Para el eccema

Un estudio de 2020 sugiere que una pomada que contiene esta alga puede ayudar a mejorar los síntomas del eccema cuando se aplica tópicamente dos veces al día durante 3 semanas.

Pin It on Pinterest

Shares
Comparte este post