Si vas a gastar dinero en ropa, sin importar cuánto exactamente, quieres que dure el mayor tiempo posible. Si bien la calidad de la tela indica su poder de permanencia, también es crucial que cuides tu ropa de la manera correcta. Todas las prendas no deben ser tratados por igual: Por ejemplo, los colores brillantes y oscuros, y las telas delicadas requieren un cuidado más especializado que las telas blancas, de algodón y otras telas fáciles de cuidar.

Lavar la ropa con agua fría

Un estudio reciente de la Universidad de Leeds y Procter & Gamble descubrió que lavar la ropa en el ciclo más frío y más corto de la lavadora hace que dure más. El estudio comparó la pérdida de color, la tinción y la pérdida de microfibra de docenas de camisetas cuando se lavaron en agua a 40°C por 85 minutos y 25°C de agua durante 30 minutos.

Los resultados:

“Se observó una pérdida de color significativamente mayor y una mayor transferencia de color para un ciclo de lavado de 40° C, 85 minutos en comparación con un ciclo rápido en frío. La liberación de microfibra fue significativamente mayor para el ciclo de 40 ° C, 85 minutos en comparación con el ciclo rápido en frío ciclo, y este efecto continuó con más lavados”. En otras palabras, se descubrió que un ciclo de lavado más frío y más corto reduce la pérdida de color, las manchas de tinte o la pérdida de microfibra.

Pero eso no quiere decir que siempre sea la mejor opción. “El agua fría es más segura en general, especialmente para los colores brillantes y oscuros, y las telas delicadas porque no causará desvanecimiento o daños a la fibra. Solo asegúrate de usar un buen detergente formulado para limpiar bien en agua fría”, explica Carolyn Forte, directora del laboratorio de limpieza del Good Housekeeping Institute. “Además, el agua fría también ahorra energía, sin importar la tela que laves”.

ropa

En términos generales, los ciclos de lavado en frío son mejores para prendas delicadas, de color y normalmente sucias; el agua tibia es mejor para la ropa y las prendas blancas más sucias; y el agua caliente es mejor para ropa muy sucia o para cargas, como ropa interior y toallas, donde deseas eliminar gérmenes y alérgenos. Piénsalo de esta manera: Si estás tratando de deshacerte de las manchas más difíciles o incrustadas, o quieres matar los gérmenes, entonces sube la temperatura.

En la mayoría de las lavadoras, el ciclo delicado, que utiliza una acción de lavado más suave y una velocidad de centrifugado más lenta, es más corto que los ciclos normales, por lo que es una apuesta segura si estás lavando ropa delicada o de colores. El ciclo normal es un poco más agresivo, por lo que es ideal para telas resistentes. Como su nombre lo indica, el ciclo de trabajo pesado debe reservarse para ropa muy sucia, ya que es más largo y utiliza un giro de alta velocidad.

Pin It on Pinterest

Shares
Comparte este post