Como firme creyente en el hecho de que siempre podemos encontrar el progreso dentro de nosotras mismas, he encontrado mucho consuelo en el hecho de que, pase lo que pase, siempre puedo reflexionar sobre diferentes aspectos de mi vida. Me gusta aprender de mi pasado, y sí, eso incluye algunos hábitos de belleza que debes abandonar hoy, alguna vez consideré esenciales para mis rutinas pero hoy ya no son parte de estas.

En los últimos dos años, he hecho un balance de mis rutinas, y de lo que actualmente se ha convertido en ellas. Hay que borrar esos pequeños malos hábitos y cortarlos antes de que empeoren tus rutinas de belleza. Tienes que averiguar cuáles son esos malos hábitos de belleza y ponerles solución.

Hábitos de belleza que debes abandonar

Estos son sólo algunos inocentes hábitos de belleza que debes abandonar cuanto antes.

No identificar tus necesidades

Durante mucho tiempo, dejé que mi rutina de belleza girara en torno al hecho de la necesidad. Hacía ciertas cosas porque «se suponía que debía». Nunca me paré a pensar en lo que realmente era importante para mí para incorporarlo a mis rutinas de belleza.

Cuando elabores tus propias rutinas, no olvides nunca lo que es importante para ti y atiende a esas necesidades de belleza. Tienes que añadir elementos que tengan sentido para ti y centrarte en lo que te parece importante. Por ejemplo, la pandemia me enseñó que soy una chica de uñas. Escribo todo el día, y me siento más productiva e inspirada cuando mis uñas están hechas a mi gusto.

Una rutina de limpieza inestable.

Solía utilizar cualquier método de limpieza que pudiera encontrar cerca. Es decir, incluso usaba una pastilla de jabón si estaba al alcance. No le di mucha importancia a mis rutinas de limpieza, pero eso fue un gran error. No me desmaquillaba correctamente y eso me provocaba muchos problemas en la piel, como granos y resequedad. No todos los limpiadores están hechos de la misma manera. Cuando me maquillo, sigo una rutina de doble limpieza con un bálsamo o aceite para disolver el maquillaje y un gel limpiador suave para terminar.

Acumular todo el producto posible.

Fui una acaparadora de productos durante mucho tiempo, y es difícil de creer que me aferré a demasiados productos caducados y fórmulas que simplemente no me funcionaban. Solía pensar que cuanto más producto, mejor. Pero la verdad es que es fácil que todo se nos vaya de las manos. No necesitas todos los productos nuevos bajo el sol para desarrollar una buena rutina de cuidado de la piel, sólo necesitas las fórmulas que mejor te funcionen. Menos es más, y cuanto más centrado esté tu arsenal de belleza, mejor.

beneficios de las terapias aromáticas

Usar demasiados productos a la vez.

Vivimos en una época en la que hay una gran cantidad de marcas y productos de belleza y cuidado de la piel. Todo el mundo tiene su propia línea de belleza hoy en día. Eso significa que tenemos toneladas de más opciones, pero no caigas en la madriguera del «nuevo lanzamiento» y sientas que tienes que probar cada nuevo producto que sale.

Llegué a un punto en mis rutinas de belleza en el que sólo utilizaba productos porque estaban en mi arsenal, y no necesariamente porque fueran el producto adecuado para tratar ciertos problemas de la piel.

Exfoliación excesiva de la piel.

Solía pensar que exfoliar la cara equivalía a tener la piel limpia. Esto fue un gran error. La piel del rostro es delicada y debe tratarse como tal. La acumulación de exfoliantes puede hacer mucho más mal que bien. He reducido la cantidad de exfoliantes y sólo uso productos exfoliantes cuando siento la piel opaca.

Nunca utilizar productos protectores del calor en tu rutina capilar.

Me costó mucho tiempo aceptar la textura de mi pelo ondulado. Cuando noté de inmediato una serie de nuevas puntas abiertas, supe lo que había hecho mal. Demasiado calor y ni siquiera intentaba proteger mis mechones. El daño estaba hecho, y llegó a un punto en el que tuve que cortar uno o dos centímetros sólo para salvar el resto de mis hebras.

LEER MÁS: Trucos para mantener la rutina de ejercicios en vacaciones

La pandemia me dio tiempo para encontrar productos capilares preventivos y protectores, y me tomé un largo descanso de las herramientas calientes. Ahora apenas utilizo herramientas calientes en mi cabello, pero si lo necesito, puedes apostar que nunca más dejaré de utilizar un protector térmico.

Olvidarte del SPF diario.

Aquí estaba, saliendo corriendo de casa y sentada en el coche caliente, esperando a que se enfriara. Y lo prometo, cada vez decía «me olvidé de ponerme el protector solar«. Qué error tan peligroso. Me he esforzado por tener FPS por toda mi casa: en el bolso, en la mesa de la oficina, al lado de la cama, etc. Ahora, no tengo excusa para olvidar mi SPF ya que estoy rodeada de protectores solares. Aunque te pases todo el día dentro de casa, el sol encuentra la forma de asomarse por las ventanas y tienes que proteger tu piel.

Pin It on Pinterest

Shares
Comparte este post