El paso del tiempo va dejando, aunque no se quiera, su marca en el cuerpo y, por tanto, también en los ojos. A pesar de no suponer implícitamente una disminución de la calidad de vida se han de vigilar los efectos que pueden tener en nuestra visión tener la vista cansada. El envejecimiento provoca vista cansada, los llamados présbitas.

A partir de los 40 años muchas personas comienzan a ver borroso de cerca. Se manifiesta sobre todo en la dificultad para leer y cualquier actividad visual de una distancia corta que hace que se tengan que alejar de lo que quieren leer para ver claro. No es un trastorno que aparece de golpe, es un proceso progresivo que va avanzando durante toda la vida y que se pone de manifiesto entre los 40 y los 50 años para continuar en aumento.

La presbicia afecta independientemente tanto a personas que llevan gafas como aquellas que no han llevado nunca. El objetivo de este artículo es informar a los usuarios sobre cómo corregir la vista cansada, cuáles son sus síntomas y qué tipo de lentes o gafas usar. Siempre podréis encontrar más información en el Instituto Superior Ocular, donde encontrarás toda la ayuda posible.

Síntomas de la vista cansada

Cualquiera que sea la causa, los signos de fatiga ocular son inconfundibles. Otros síntomas que pueden estar asociados con ojos cansados ​​incluyen:

  • Enrojecimiento o irritación
  • Dificultad para enfocar
  • Ojos secos o llorosos
  • Visión borrosa o doble
  • Mayor sensibilidad a la luz
  • Dolor en el cuello, hombros o espalda

La privación del sueño puede intensificar estos síntomas y reducir su productividad. Dormir lo suficiente es esencial para la salud de los ojos. El sueño permite que sus ojos descansen, reparen y se recuperen por completo. La falta de sueño puede provocar irritación persistente de los ojos y debilitar la visión.

¿Cómo se corrige la vista cansada?

Existen varias opciones para solucionar la presbicia pero antes que nada, es indispensable realizar un examen visual completo con nuestro óptico-optometrista. Cuando el trastorno aparece, la visión va empeorando y es necesario llevar gafas para no perder más visión.

Se pueden llevar gafas graduadas de cerca, unas gafas progresivas que te permitan una visión nítida a cualquier distancia. Con estas opciones se intenta restaurar la situación del sistema visual y recuperar la visión que se tenía antes de iniciarse la presbicia.

Lentes progresivas

Según el estudio “Los españoles frente a la presbicia”, el 43% de la población mayor de 45 años considera que las lentes progresivas son la mejor solución para la presbicia.

Se trata de lentes que van cambiando progresivamente la graduación de cerca a lejos, ofreciendo la posibilidad de que el présbita pueda ver también a distancias intermedias, siendo también una lente más estética.

En el caso de que no tenga graduación de lejos, el progresivo será una gafa de cerca que te permitirá ver a todas las distancias sin tener que quitarte las gafas o ver por encima de ellas.

Pin It on Pinterest

Shares
Comparte este post