Has escuchado hablar sobre los tipos de piel normal, grasa, seca, mixta o sensible. Pero, ¿cuál tipo de piel tienes? Esto puede cambiar con el tiempo. Por ejemplo, las personas más jóvenes tienen más probabilidades que las personas mayores de tener un tipo de piel normal. Si aún no sabes cuál es tu tipo de piel, no te preocupes. Nosotros te ayudamos a descubrirlo.

tipo de piel

1. Tipo de piel normal

Ni demasiado seca ni demasiado grasa, la piel normal tiene:

  • Pocas o ninguna imperfección.
  • Sin sensibilidad severa.
  • Poros apenas visibles.
  • Una tez radiante.

2. Tipo de piel mixta

Tu piel puede estar seca o normal en algunas áreas y grasa en otras, como la zona T (nariz, frente y mentón). Mucha gente tiene este tipo. Es posible que necesites un cuidado ligeramente distinto en diferentes áreas.

La piel mixta puede tener:

  • Poros que parecen más grandes de lo normal porque están más abiertos.
  • Espinillas.
  • Piel brillante.

3. Piel seca

Puede tener:

  • Poros casi invisibles.
  • Tez opaca y áspera.
  • Manchas rojas.
  • Tu piel es menos elástica.
  • Líneas más visibles.

Tu piel puede agrietarse, pelarse o causar picazón, irritación o inflamación. Si está muy seca, puede volverse áspera y escamosa, especialmente en el dorso de las manos, los brazos y las piernas.

tipo de piel

La piel seca puede ser causada o empeorada por

  • Tus genes.
  • Envejecimiento o cambios hormonales.
  • Clima como viento, sol o frío.
  • Radiación ultravioleta (UV) de las camas de bronceado.
  • Baños y duchas calientes y prolongadas.
  • Ingredientes en jabones, cosméticos o limpiadores.
  • Medicamentos.

Usa estos consejos para ayudar a tu piel seca

  1. Toma duchas y baños más cortos, no más de una vez al día.
  2. Usa jabones o limpiadores suaves. Evita los jabones desodorantes.
  3. No te frotes mientras te bañas o te secas.
  4. Aplica una crema hidratante intensa inmediatamente después del baño. Los ungüentos y cremas pueden funcionar mejor que las lociones para la piel seca, pero a menudo son más sucios. Vuelve a aplicar según sea necesario durante el día.
  5. Usa un humidificador y no permitas que la temperatura interior se caliente demasiado.
  6. Usa guantes cuando uses agentes de limpieza, solventes o detergentes domésticos.

4. Tipo de piel grasa

Puede tener:

  • Poros dilatados.
  • Tez espesa, opaca o brillante.
  • Espinillas, puntos negros u otras imperfecciones.

La piel grasa puede cambiar según la época del año o el clima. Las cosas que pueden causarla o empeorarla incluyen:

  • Pubertad u otros desequilibrios hormonales.
  • Estrés.
  • Calor o demasiada humedad.

Para cuidar la piel grasa

  • Lávalo no más de dos veces al día y después de sudar mucho.
  • Usa un limpiador suave y no frotes.
  • No exprimas, revientes ni aprietes las espinillas. Tardarán más en sanar.
  • Busca el término «no comedogénico» en los productos y cosméticos para el cuidado de la piel. Esto significa que no obstruirá los poros.

tipo de piel

TE PUEDE INTERESAR: 5 CONSEJOS DE BELLEZA NATURAL PARA CUALQUIER TIPO DE PIEL

Piel sensible

Puede aparecer como:

  • Enrojecimiento.
  • Picor.
  • Rojeces.
  • Sequedad.

Si tu piel es sensible, intenta averiguar cuáles son tus factores desencadenantes para poder evitarlos. Hay muchas razones posibles, pero a menudo es en respuesta a determinados productos para el cuidado de la piel.

Los 6 conceptos básicos del cuidado de la piel

Independientemente del tipo de piel que tengas, estos consejos harán que luzca lo mejor posible.

  1. Usa un protector solar de amplio espectro que bloquee los rayos UVA y UVB.
  2. Evita la luz solar directa y usa un sombrero y gafas de sol.
  3. No fumes.
  4. Mantente hidratada.
  5. Lávate la piel con suavidad, pero minuciosamente todos los días y nunca uses maquillaje mientras duermes.
  6. Hidrata.

Pin It on Pinterest

Shares
Comparte este post