Si hay algo que no se siente tan fresco después del año nuevo, es el cabello. Después de lucirlo con glamour en innumerables eventos durante las fiestas navideñas, la triste realidad del pelo es que se rompe, se encrespa, tiene las puntas abiertas, se enreda y está apagado, lo que hace que se vea y se sienta más cansado y frágil. Es cuando todas decidimos aprender cómo recuperar la vitalidad del cabello.

Cómo recuperar la vitalidad del cabello

Conozco los daños inevitables que se producen al peinar el cabello con calor, incluso si se utiliza un protector térmico,  así que si tú también fuiste un poco (o mucho) demasiado fuerte con las herramientas de calor desde Navidad hasta Nochevieja, estas son las cosas que podemos hacer juntas para revivir nuestro cabello dañado por el calor:

Déjalo descansar

Lo primero es lo primero: dale a tu pelo un descanso muy necesario. Esto significa dejar el secador, la plancha, el rizador y cualquier otra herramienta de calor que hayas agotado mientras te peinabas. Si estás pensando «bueno, ¿cómo voy a estar arreglada sin ellos? ¿Sigues queriendo unos rizos preciosos sin calor? Prueba la tendencia de los legging o los rulos. ¿Quieres saber por fin cómo controlar tu rebelde melena natural? Ahora es el momento de experimentar con nuevos productos y técnicas. Pero si tienes que peinarte con calor, intenta hacerlo con menos frecuencia, utiliza un protector térmico y baja la temperatura de la plancha.

Usa un peine de púas anchas

La mayoría de nosotras utilizamos peines y cepillos normales de púas finas nada más salir de la ducha o antes de peinarnos, pero los peines de púas anchas permiten que el pelo fluya a través de ellos con mucha más facilidad. Cuando se trata de cabello dañado, hay que evitar los tirones en la medida de lo posible, por lo que un desenredado fácil y un cepillado suave -especialmente cuando está húmedo- son la clave para evitar que se rompa.

Si tienes el pelo muy largo o se te enreda con facilidad, esto puede llevarte algo más de tiempo, pero confía, merece la pena por el bien de tus hebras.

Utiliza productos hidratantes

Las puntas secas, quebradizas y abiertas son tristes efectos secundarios del exceso de peinado. Para recuperar la hidratación que tanto necesitas, incorpora productos hidratantes a tu rutina. Puedes cambiar tu acondicionador actual por uno que priorice la hidratación y la reparación, incorporar una mascarilla capilar un par de veces a la semana o aplicar aceite capilar en las puntas con regularidad.

Todas estas cosas (especialmente cuando se combinan con menos peinados con calor) pueden ayudar a que tu cabello dañado por el calor pase de estar roto y seco a estar lleno de vida y hermoso de nuevo.

Evita los peinados tirantes

No sé tú, pero yo cuando necesito recogerme el pelo en una coleta o moño tirante, tengo que tirar mucho de él y asegurarlo con un elástico para que se mantenga en su sitio. Estos peinados ejercen mucha presión sobre el cabello y pueden provocar más roturas. Mientras trabajas para reavivar tu cabello, cambia estos peinados por otros que sean más suaves con tus frágiles mechones, como las coletas bajas, los moños o las trenzas sueltas. Y para fijarlos, utiliza soportes que tengan más elasticidad, como coleteros, elásticos cubiertos de tela y pinzas de garra.

Córtate el pelo

Si todo lo demás falla… llama a tu estilista y dile que necesitas un buen repaso porque a veces, por mucho que intentes revivir tu pelo después de peinarlo constantemente con calor, lo único que hará que el pelo dañado por el calor vuelva a la vida es un nuevo recorte. Tal vez este sea el momento perfecto para decidirte a cortarte el pelo. Adelante. Pero si quieres mantener tu estilo y tu longitud, pídele a tu estilista que te dé un ligero repaso para eliminar las roturas y las puntas abiertas.

Pin It on Pinterest

Shares
Comparte este post