Nos acercamos rápidamente a la época más maravillosa -aunque caótica- del año, pero a veces ni siquiera lo bonito es suficiente para mantener a raya el estrés navideño. Encontrar tiempo para conectar con tu pareja entre las cenas familiares y los planes de viaje puede acabar sintiéndose como un elemento más de la lista de tareas pendientes. Pero dar prioridad a la relación de pareja no debería ser algo secundario, así que ¿qué hay que hacer? ¿Cómo reconectar con tu pareja cuando el estrés es demasiado?

Cómo reconectar con tu pareja cuando el estrés es demasiado

He recopilado una lista de ocho cosas sobre cómo reconectar con tu pareja cuando el estrés es demasiado.

Cread nuevas tradiciones juntos

Las fiestas son básicamente sinónimo de tradición, desde adornar los pasillos hasta hornear el pastel favorito para noche vieja. Casi todo el mundo puede señalar algo que hace (o rompe) su temporada navideña, y yo vengo de una familia con más tradiciones de las que puedo contar.

Ya sea conducir y mirar las luces o ver esa misma película terrible que parece que no puedes olvidar, crear un momento esperado y anticipado sólo para ti y tu pareja es una forma segura de romper el estrés navideño.

Tómate un poco más de tiempo para «preparar el ambiente»

Una de las mejores partes de las fiestas es la novedad, ¿verdad? Esa emoción no tiene por qué detenerse en el dormitorio. Coge algunas luces navideñas, velas y tu afrodisíaco favorito -yo siempre voto por el chocolate- y ponte a tono con tu pareja. La intimidad de crear un ambiente especial para relajarse y centrarse en nuestro deseo de estar simplemente cerca ha sido un cambio de juego.

Cocinad juntos

Prueba esa receta que has estado soñando con llevar a la reunión familiar o ese vino caliente de Pinterest del que has guardado todas las versiones; no importa lo que elijas hacer, te obliga a frenar en medio del bullicio. Cocinar también es sensual por naturaleza porque involucra los cinco sentidos y te permite explorar los gustos de tu pareja, incluso cuando el sexo no es posible.

Planificad el tiempo a solas

Aunque esto puede parecer evidente, suele ser más fácil decirlo que hacerlo. Programar tiempo para estar solos -realmente solos- es esencial. Anótalo en tu agenda. Ponlo en tu calendario de Google. No nos lo pensamos dos veces a la hora de ir al supermercado o de pasarnos por una clase de gimnasia, porque son claves para nuestra salud mental y física. Tratar el tiempo uno a uno con tu pareja como una prioridad absoluta durante la temporada de vacaciones ayuda a aliviar parte de ese agotamiento cuando el polvo *finalmente* se asienta.

Centrarte en el autocuidado individual

A veces, la clave de una intimidad emocional y física sana es dar espacio al otro para que haga sus propias cosas. Esta época del año está repleta de gente y de expectativas, así que darse un baño, leer un libro o ver otro podcast sobre crímenes reales puede ser la mejor manera de calmar los ánimos antes de que se desborden. Cuidar de ti misma no sólo te mantiene sana, sino que, en última instancia, te convierte en una mejor compañera.

Consejos para pasar tu primera navidad con tu pareja

Haced juntos los recados aburridos

Acabas de recibir esa notificación: Ha llegado otro paquete para recoger. Además, hace frío, así que de repente hay que cambiar los neumáticos. En lugar de ponerte las botas y caminar solo por las calles nevadas, pide a tu pareja que te acompañe. Poner música festiva en el coche o señalar vuestras luces favoritas puede ayudar a que recados mundanos como recoger papel de regalo o sal para la entrada de casa brillen con magia festiva.

Haz un regalo inesperado o un gesto sexy

Un poco da para mucho, y esto es cierto tanto dentro como fuera del dormitorio. Sorprender al otro con nuestras bebidas favoritas de Starbucks o con un regalo de Navidad anticipado es una forma estupenda de mantener viva la naturaleza de la temporada durante la rutina diaria.

Pin It on Pinterest

Shares
Comparte este post