Aunque hay montones de productos en el mercado que prometen una piel rejuvenecida, esos resultados pueden tardar semanas o meses en notarse, así que ¿qué puedes hacer si quieres tener una piel mejor mañana mismo? Cuando tengo una cita, una ocasión especial o una reunión importante y quiero tener el mejor aspecto posible, hay algunos secretos sobre cómo mejorar el aspecto de tu piel.

Cómo mejorar el aspecto de tu piel

Sigue estos consejos para mejorar tu piel de la noche a la mañana:

Lávate la cara

Es así de sencillo. Si no te lavas la cara antes de irte a dormir, puede que ese sea el culpable de tus problemas de piel. Asegúrate de lavarte la cara todas las noches antes de acostarte, aunque no te hayas maquillado ese día.

Si realmente quieres despertarte con una piel luminosa, clara y suave, puedes probar la doble limpieza, que consiste en utilizar primero un limpiador en aceite o bálsamo para eliminar el maquillaje y, a continuación, un limpiador en gel o leche (dependiendo de tu tipo de piel: el gel es ideal para pieles grasas/combinadas, mientras que los limpiadores en crema y leche son buenos para pieles normales a secas).

Vaporiza tu rostro

Para empezar bien tu noche de spa en casa, cuece tu rostro al vapor durante 15 minutos, ya sea con un vaporizador facial o hirviendo agua y poniéndote de pie sobre la olla (menos glamuroso pero muy rentable). El vapor caliente suavizará tu piel, haciendo que todos los productos y tratamientos que hagas después penetren más profundamente en la piel.

Evita rascar tu cara

Aunque pueda parecer contrario a la intuición, si quieres despertarte con una piel mejor, no te la rasques. Lucha contra el impulso de reventarte los granos (un tratamiento para los granos es un gran bloqueador físico para esto). Reventar los granos sólo provoca más inflamación y enrojecimiento en la superficie de la piel, por lo que podrías despertarte con más acné o con ese grano aún peor que antes. En lugar de eso, déjalo estar y ten en cuenta que estos consejos te ayudarán mucho más que si te pones los dedos sucios sobre el grano.

Exfolia

Un exfoliante es básicamente como hacerse un tratamiento facial en la comodidad de tu cuarto de baño. Elimina la piel muerta y revela un cutis más brillante y suave en un solo paso. Si realmente quieres que tu piel brille, utiliza un producto con exfoliación física y química.

Trata con hielo

Al contrario que el vapor facial, el hielo también tiene beneficios para la piel. El hielo puede reducir instantáneamente la hinchazón y la inflamación (también conocido como la razón por la que usabas una bolsa de hielo cuando te raspabas la rodilla de niño), por lo que puedes reducir la hinchazón y el enrojecimiento. Esto puede ayudar a reducir la aparición de acné activo y, en general, hacer que tu rostro parezca más luminoso y descansado.

La forma más fácil de hacerlo es con un rodillo de hielo o palos criogénicos, pero también puedes envolver unos cubitos de hielo en toallas de papel para frotar sobre tu cara en caso de apuro.

Bebe un vaso de agua

Antes de acostarte, asegúrate de hacer un último esfuerzo de hidratación en tu piel bebiendo un vaso lleno de agua. Los días que bebo más agua, lo noto inmediatamente en mi piel al día siguiente. Mi piel parece más tersa y firme, y mi habitual hinchazón matutina es prácticamente inexistente. En los días previos a un acontecimiento especial, me concentro mucho en beber tanta agua como puedo para nutrir e hidratar mi piel desde el interior, pero funciona igual de bien durante la noche.

Utiliza una crema hidratante espesa

Independientemente de tu tipo de piel, utilizar una crema hidratante espesa como último paso fijará todos los ingredientes beneficiosos para el cuidado de la piel que hayas utilizado antes con una capa final de hidratación. La crema hidratante mantiene la elasticidad de la piel. Además, una piel hidratada tiene mejor aspecto.

Usa un tratamiento localizado

Si tienes zonas en la cara a las que quieres prestar especial atención, utiliza un tratamiento localizado para eliminarlas de la noche a la mañana. Los tratamientos con ácido salicílico limpian los poros con suavidad, mientras que el azufre y el peróxido de benzoilo son un poco más fuertes y pueden reducir la aparición de acné (a menudo dejando un poco de sequedad) en unas pocas horas.

A menudo pensamos en tratamientos puntuales para el acné, pero se pueden tratar la mayoría de los problemas de la piel. Si tienes zonas secas, puedes aplicar más hidratante en esas zonas, como la piel de los párpados o la parte posterior de las mejillas.

Descansa toda la noche

Si no quieres despertarte con la piel cansada, irritada e hinchada, hay una cosa que puedes hacer para solucionarlo: dormir un poco. Despertarte descansada y rejuvenecida es suficiente para sentirte fantástico, así que no es de extrañar que tu piel haga lo mismo. Utiliza tus aceites esenciales calmantes, prepárate tu té favorito y vete a la cama un poco antes esta noche. Por la mañana te lo agradecerá.

 

Pin It on Pinterest

Shares
Comparte este post