La mantequilla de marihuana o mantequilla cannábica es una de las recetas más fáciles de hacer en casa, además de ser uno de los ingredientes básicos para la realización de otros platos como tartas y pasteles o, simplemente, para untar.

Esta mantequilla tiene como principal atractivo el ser una de las mejores opciones de consumir cannabis para los consumidores de marihuana medicinal al no tener que vaporizar ni fumar. Además, también nos permite diversificar la forma de consumir marihuana y enriquecer nuestra cocina.

Sí que hay que tener presente que la marihuana en mantequilla tiene un mayor poder psicoactivo que la fumada o vaporizada, siendo importante saber cómo hacer mantequilla de marihuana de forma correcta, aprovechando bien sus ventajas.

Receta de mantequilla de marihuana

Esta receta es sencilla y nos servirá de base para muchos otros platos cannábicos. Hay que tener en cuenta que al consumir la marihuana en forma de mantequilla aprovechamos el 100% de la marihuana, siendo mucho más intensos sus efectos y potencia psicodélica.

Por ello, es importante elaborar la mantequilla con los restos más rancios, esto es, con las hojas pequeñas resinosas. Sea como fuere, al consumir la marihuana en mantequilla permite controlar la dosis mejor que al fumarla o vaporizarla.

Ingredientes para mantequilla de marihuana

  • 5 litro de agua
  • 250 gramos de mantequilla normal sin sal
  • 50 gramos de restos de marihuana resinosos tras el manicurado o 25 gramos de cogollos buenos

Pasos para hacer mantequilla de marihuana

Para hacer mantequilla de marihuana tendremos que seguir los siguientes pasos:

1.    Trituramos todos los restos o los cogollos de marihuana.

2.     Pondremos a hervir medio litro de agua en un cazo.

3.    En cuanto empiece el agua a hervir, añadiremos los restos triturados y la mantequilla.

4.    Removemos bien para que todo se vaya integrando bien y que la reina se vaya desprendiendo de los restos de marihuana y se vaya mezclando todo perfectamente. Al cocerse la marihuana, el THC y el CBD se activan.

5.    Se deja al fuego una media hora. Pasado ese tiempo apagaremos el fuego y procederemos a colar esa mezcla a un tarro de cristal para que quede la mezcla limpia, sin restos vegetales y sin resina.

6.    Cerramos el tarro y, cuando se haya enfriado, lo meteremos en la nevera. Lo dejaremos reposar unas 6 horas en la nevera para que la mezcla cuaje y consigamos el punto de mantequilla.

7.    Por último, sacamos el tarro de mantequilla de marihuana de la nevera y escurrimos el agua sobrante que pueda haber.

8.    Ya tendríamos nuestra mantequilla de marihuana para desayunos, meriendas o repostería.

Consejos de expertos

Al ser sus efectos muy altos, es fundamental probarla con cuidado, comenzando con dosis mínimas e ir incrementándose hasta dar con la dosis ideal para el uso medicinal.

Por otra parte, los efectos que consigamos dependen de la variedad de marihuana que se emplee. Así, las variedades índicas son más relajantes y medicinales, mientras que las sativas son más estimulantes.

Por último, si es la primera vez que tomas mantequilla de marihuana, ten presente que los efectos no son inmediatos y pueden empezar a notarse entre media hora y una hora tras la ingesta, prolongándose estos hasta unas 8 horas. Unos tiempos que deberemos tener presentes antes de tomar una nueva dosis.

Pin It on Pinterest

Shares
Comparte este post