La ansiedad por el dinero puede ser una de las mayores tensiones de la vida que experimentamos. Es un momento particularmente desafiante para muchas de nosotras, ya que nos enfrentamos a la incertidumbre en torno al empleo, la economía y nuestros ahorros e inversiones. A pesar de todo esto, muchas veces subestimamos el poder de saber cómo evitar el estrés por dinero; siendo algo tan beneficioso.

Cómo evitar el estrés por dinero

Ya no le des más vueltas al tema, estamos aquí con algunos tips para decirte cómo evitar el estrés por dinero.

Separa las emociones de las finanzas

Primero, no te asustes. Eso podría ser más fácil decirlo que hacerlo. Pero uno de los primeros pasos para manejar la ansiedad financiera es separar los momentos en que te sientes emocional por el dinero de los momentos en que realmente tomas medidas al respecto.

¿Te sientes súper estresada?

No es el momento de abrir tu presupuesto y resolver problemas. Mejor llama a un amigo. Haz un café. Da un paseo. Pon cierta distancia entre la resolución de problemas financieros y tu estado emocional.

Revisa tu presupuesto

Una vez tranquila, es momento de dirigirte a la acción y averiguar dónde puedes recortar tus gastos. En tiempos de estrés financiero, revisar los gastos de un mes completo puede ser abrumador. Algunas aplicaciones pueden ayudarte a gestionar tus gastos para que puedas decidir fácilmente qué necesitas recortar. Retirar esos extras puede ayudar a traer algo de tranquilidad.

TIP: En el buscador de Play Store o Apple Store podrás encontrar muchas opciones. Solo busca ‘aplicaciones finanzas’. Y en cuentra la que se ajuste a tus necesidades.

Considera las oportunidades de refinanciamiento

Refinanciar tu deuda puede ser una opción para ayudar a reducir los pagos mensuales, pero es importante saber cómo afectará esto a la cantidad total pagada (a veces, un refinanciamiento puede extender la cantidad de tiempo que podrías estar pagando una deuda total). Sin embargo, puede ayudar a brindar algo de alivio mensual a tu presupuesto, por lo que puede valer la pena consultar con tus bancos y acreedores sobre las opciones para reducir tus tasas y pagos.

Revisa tus planes de ahorro a corto y largo plazo

Los ahorros a largo plazo deben ser solo eso: a largo plazo. Ese tipo de inversión es dinero al que idealmente no deberíamos tener acceso durante años y no debería ser parte de un plan financiero de emergencia si es posible.

Los fondos de recuperación para tiempos difíciles deben extraerse de los ahorros a corto plazo y mantenerse en opciones de productos de ahorro que son mucho más líquidos y de fácil acceso en tiempos financieros difíciles.

TIP: Si te interesa saber más sobre las cuentas de ahorros a plazo fijo, puedes entrar aquí.

Conoce tus fundamentos financieros

Los tiempos de desafíos financieros son un buen tramo para revisar los conceptos básicos. La información realmente es poder y, de nuevo, parte de separar la acción de la emoción es armarse con un buen conocimiento financiero.

Esto significa no ignorar las facturas, las notificaciones o las actualizaciones de saldo, por desafiantes que puedan parecer. También significa aclarar las tasas que estás pagando por alguna deuda, cómo se programan tus facturas y cuáles son tus opciones para ajustar tus ingresos y gastos a corto plazo.

Dedica tiempo a las discusiones financieras

El estrés financiero puede parecer que se apodera de nuestras vidas y está presente en todo momento. Otra forma importante de mitigar el estrés financiero constante es establecer tiempos y límites específicos en los que trabajarás activamente con tu pareja (si la tienes) para buscar soluciones financieras. Planifica una fecha y hora para discutir el dinero, establece un cronómetro y comienza tu discusión con uno o dos objetivos que esperas lograr.

Traduce tu estrés en acciones específicas

Nuestra emoción es una herramienta financiera útil si nos impulsa a la acción. Cuando sientas que el estrés financiero se acerca sigilosamente, pon la pluma en el papel.

    • ¿Qué es exactamente lo que te preocupa?
    • ¿Qué es lo siguiente que podrías hacer de inmediato para aclarar tus finanzas?
    • ¿A quién necesitas pedir ayuda en esta acción?

Hablarte a ti misma a través de un conjunto estructurado de preguntas que podrían llevarte a un próximo paso positivo en lugar de preocuparte en círculos puede ayudar a convertir un ciclo de estrés en soluciones.

TE PODRÍA INTERESAR: CÓMO EMPEZAR A AHORRAR DINERO

Planifica para el peor de los casos

Puede parecer aterrador, pero mencionar el peor de los casos y saber qué pasos tomarías en esa situación puede ser fortalecedor. ¿Te preocupa perder tu trabajo? OK, digamos que perdiste tu trabajo.

    • ¿Que sigue?
    • ¿Cómo empezarías a buscar uno nuevo?
    • ¿Necesitarías mudarte?
    • ¿Cómo podrías equilibrar a través de los ahorros y los ingresos corrientes?
    • Piensa en ello como tu propio plan personal de continuidad comercial.

Exprésate y pide sugerencias

Varios grados de estrés financiero nos han golpeado a todos en nuestras vidas. Aferrarse a la ansiedad en privado y guardarla para nosotros puede aumentar el desafío. Encuentra un amigo o familiar de confianza con el que puedas compartir parte de tu lucha. Ser más abiertos sobre nuestros desafíos financieros crea espacio para que nuestros seres queridos compartan algunas soluciones o incluso el apoyo necesario para lidiar con el estrés relacionado con el dinero.

Pin It on Pinterest

Shares
Comparte este post