Ya sabéis todos que a mi me encanta probar bases de maquillaje nuevas. Siempre os recomiendo que vayáis a vuestra tienda de confianza, os prueben la base, y la llevéis puesta un día entero para ver cómo se comporta. Así os podréis hacer una idea de si es una base de maquillaje que se adapte a vuestra piel o no. Hoy os traigo mi opinión sobre la base de maquillaje Clinique Superbalanced.

Ya os adelanto que en esta ocasión yo no la probé antes de comprarla. Había una oferta y me dejé llevar por el momento. Y también os adelanto ya que me equivoqué.

Lo que promete

Esta base de maquillaje promete ser una base para todo tipo de pieles, desde secas a grasas. Disminuye los brillos e hidrata en las zonas donde se necesita. Tiene una cobertura media. Tiene un acabado natural/mate y afirma ser resistente al sudor y a la humedad.

Una vez dicho esto vamos allá.

Cobertura y aplicación

La cobertura de esta base de maquillaje es bastante buena. Digamos que es media tirando a alta. Cubre todas las imperfecciones que podáis tener sin ningún problema.

La aplicación de esta base también es muy cómoda. La he probado tanto con brocha como con esponjita. Y en ambos casos se trabaja muy bien y de manera muy fácil. Ya sabéis que con la esponja siempre quitamos un poquito de cobertura pero aún así se puede seguir considerando una base de maquillaje de cobertura media-alta.

Acabado en piel grasa 

Aquí es donde tenemos TODOS LOS PROBLEMAS. En este aspecto esta base de maquillaje es un verdadero fiasco, una gran decepción he de deciros. No sé por donde empezar así es que empezaré por lo primeros problemas que vais a notar.

Es una base de maquillaje que se oxida. Pero además se oxida mucho. No solamente se oscurece, si no que además es como si cambiara de color. Yo uso un tono claro con subtono amarilo, pero no el más claro de todos. No sabría deciros el tono exacto porque cometí el error de tirar la caja, lo siento. Pero cuando pasa algo de tiempo el tono de esta base de maquillaje se convierte en un tono más oscuro y con un subtono rosado. Es algo horrible.

Pro otro lado tenemos el problema de los brillos. Si tenéis la piel mixta o grasa esta base NO ES PARA TI. Utilizando solamente una prebase antibrillos consigo que no aparezcan en unas tres horas. Y si además aplico polvos matificantes lo podemos ampliar a unas 5. Pero cuando pasa este tiempo la cantidad de brillos que salen por todas partes son impresionantes. No simplemente en la zona T, sino por toda la piel.

Además cuando han pasado algunas horas la cobertura que pensábamos que teníamos va desapareciendo poco a poco. ¿Qué digo poco a poco? Al final solamente parece que hemos “unificado el tono”. Y lo pongo entre comillas porque con esta base me cambia el color de la piel… así es que eso de unificar tampoco es que lo cumpla.

Así es que por 22€ y con todo lo que promete yo no recomiendo comprarla. No resiste el sudor, ni los brillos, ni hidrata en las zonas donde lo necesitas.

Packaging

Por favor, Clinique. Cambiar el envase de vuestras bases de maquillaje porque cada vez que quiero coger una cantidad de producto acabo echando más y al no poder aplicarla toda en el rostro se desperdicia mucho producto.

Ya sabéis. Si queréis comprar una base de maquillaje, probadla primero.

Pin It on Pinterest

Shares
Comparte este post