Todo el mundo está a favor de una alta autoestima, pero cultivarla puede ser sorprendentemente difícil. Muchos de nosotros reconocemos el valor de mejorar nuestros sentimientos de autoestima. Cuando nuestra autoestima es más alta, no solo nos sentimos mejor con nosotros mismos, también somos más fuertes ante los problemas. Los estudios de escáner cerebral demuestran que cuando nuestra autoestima es más alta, es probable que experimentemos heridas emocionales comunes como el rechazo y el fracaso como menos dolorosas y nos recuperemos más rápidamente. Cuando nuestra autoestima es más alta, también somos menos vulnerables a la ansiedad; liberamos menos cortisol en nuestro torrente sanguíneo cuando estamos bajo estrés, y es menos probable que permanezca en nuestro sistema.

Pero por más maravilloso que sea tener una mayor autoestima, resulta que mejorarla no es tarea fácil. A pesar de ello, ciertamente es posible mejorar nuestra autoestima si lo hacemos de la manera correcta. Aquí hay cinco formas de alimentar tu autoestima cuando está baja.

Cómo mantener una autoestima sólida

autoestima

1. Usa afirmaciones positivas correctamente

Afirmaciones positivas como “¡Voy a tener un gran éxito!” son extremadamente populares, pero tienen un problema crítico: Tienden a hacer que las personas con baja autoestima se sientan peor consigo mismas. ¿Por qué? Porque cuando nuestra autoestima es baja, tales declaraciones son simplemente demasiado contrarias a nuestras creencias existentes.

Irónicamente, las afirmaciones positivas funcionan para un subconjunto de personas: Aquellas cuya autoestima ya es alta. Para que las afirmaciones funcionen cuando no te sientes bien, modifícalas para hacerlas más creíbles. Por ejemplo, cambia “¡Voy a tener un gran éxito!” a “¡Voy a perseverar hasta lograrlo!”

2. Identifica tus competencias y desarróllalas

La autoestima se construye demostrando habilidades y logros reales en áreas de nuestra vida que nos importan. Si te enorgulleces de ser una buena cocinera, organiza más cenas. Si eres una buena corredora, inscríbete en carreras y entrena para ellas. En resumen, descubre tus competencias básicas y encuentra oportunidades y carreras que las acentúen.

3. Aprende a aceptar cumplidos

Uno de los aspectos más complicados para mejorar la autoestima es que cuando nos sentimos mal con nosotros mismos tendemos a ser más resistentes a los cumplidos, aunque es cuando más los necesitamos. Por lo tanto, fíjate el objetivo de tolerar los cumplidos cuando los recibas, incluso si te hacen sentir incómoda (y lo harán).

La mejor manera de evitar las reacciones reflexivas de rechazar cumplidos es preparar respuestas simples y entrenarte para usarlas automáticamente siempre que recibas buenos comentarios. Por ejemplo: “Gracias”, “qué amable eres”. Con el tiempo, el impulso de negar o rechazar los cumplidos se desvanecerá, lo que también será una buena indicación de que tu autoestima se está fortaleciendo.

autoestima

TE PUEDE INTERESAR: LOS BENEFICIOS DE TOMAR UN RESPIRO DE LAS REDES SOCIALES

4. Elimina la autocrítica e introduce la autocompasión

Desafortunadamente, cuando nuestra autoestima es baja, es probable que la dañemos aún más si somos autocríticos. Dado que nuestro objetivo es mejorar nuestra autoestima, debemos sustituir la autocrítica (que casi siempre es completamente inútil, incluso si se siente convincente) por la autocompasión.

Específicamente, cada vez que tu monólogo interior autocrítico se activa, pregúntate qué le dirías a un amigo querido si estuviera en su situación (tendemos a ser mucho más compasivos con los amigos, que con nosotros mismos) y dirige esos comentarios a ti misma. . Si lo haces, evitarás dañar aún más tu autoestima con pensamientos críticos y, en cambio, ayudará a desarrollarla.

5. Afirma tu valor real

Se ha demostrado que el siguiente ejercicio ayuda a revivir su autoestima después de sufrir un golpe: Haz una lista de las cualidades que tienes que son significativas en el contexto específico. Por ejemplo, si tu crush te rechazó, enumera las cualidades que te convierten en un buen partido en una relación (por ejemplo, ser leal o emocionalmente responsable). Si no conseguiste un ascenso laboral, enumera las cualidades que te convierten en un empleado valioso (tienes una sólida ética de trabajo o es responsable).

Luego, elije uno de los elementos de tu lista y escribe un breve ensayo (uno o dos párrafos) sobre por qué esa cualidad es valiosa y es probable que otras personas la aprecien en el futuro. Haz el ejercicio todos los días durante una semana o siempre que necesites un impulso de autoestima.

Pin It on Pinterest

Shares
Comparte este post