¡Hola chicos y chicas! Después del boom con la revista Elle y el aceite de Nuxe vengo con las primeras impresiones:

Hace un tiempo os escribí un post hablando sobre la rutina facial, y os dejaba algún pequeño consejo. Uno de ellos era hacer de nuestra rutina un momento de placer y no de obligación. Y hay productos que nos lo ponen fácil, como por ejemplo este aceite prodigioso de Nuxe. Os garantizo desde ya que el olor de este aceite eleva mi rutina a otro nivel, prodigioso.

prodigioso, prodigiosa

adjetivo.

  1. Que resulta sorprendente y causa admiración porque no puede explicarse por las leyes de la naturaleza.
    “la cantidad de lluvia que había caído aquella noche era tan prodigiosa como inexplicable”
  2. Que resulta sorprendente y causa admiración por tener cualidades excepcionales o por sobresalir dentro de los de su género.

Desde luego que la descripción le va como anillo al dedo a este producto.

Vamos a analizarlo:

Ingredientes activos:

Está compuesto por seis aceites vegetales (macadamia, avellana, borraja,
almendra dulce, camelia e hipérico) además de vitamina E. Gracias a esta vitamina carece de conservantes, ya que actúa como tal. Además es libre de alcohol, siliconas y parabenos. Su formulación cuenta con un 97.8 de ingredientes de origen natural.

Una joyita para el tocador, ¿verdad?

Este precioso aceite líder número uno en Francia y en España nació en 1991 y desde entonces ha cautivado a muchas mujeres. Tiene un olor indescriptible para mi, se me da muy mal percibir y describir olores, solo diré que huele a gloria. Los propios fabricantes lo describen como: “Su fragancia inimitable, convertida en perfume emblemático de la marca NUXE, es como una canción que todas las mujeres conocen de memoria, con unos acordes de flores de azahar y ciruela mirabel como notas principales, un corazón de rosa, geranio y magnolia y un fondo sensual de coco y vainilla.”

Y yo no soy quien para llevarles la contraria 😉

Usos que le podemos dar:

Con este aceite, conseguiremos ese aspecto chic je ne sois quoi por lo que son famosas las parisinas. Un aceite de acabado seco, que aporta  hidratación y luminosidad a la piel, digno de su fama.

Lo podemos usar en el rostro, en el pelo y en el cuerpo. Yo ya lo he probado en todo lo probable y me ha enamorado.

Rostro

En el rostro lo aplico por la noche, después de la limpieza facial, tónico, sérum y crema hidratante. Según la necesidad de mi piel lo aplico justo después de la crema hidratante o sustituyendo a ésta. Se absorbe bastante rápido, y a la mañana siguiente me despierto con la piel hidratada, sin sensación grasa y con la sensación de piel descansada. Cómo de haber dormido bien, ¿me entendéis verdad?

Tengo que confesar que el primer día que lo usé de noche no me gustó nada. Al ser de acabado seco, me eché una cantidad innombrable en el rostro. No se me absorbió, me agobié y encima la funda de almohada quedó manchada por el aceite. Desde luego que el principio de nuestra relación no fue idóneo, pero mejoró al siguiente día. Con dos “plumps” es más que suficiente.

Se recomienda también para usarlo de mañana junto con la crema hidratante o mezclándolo con nuestra base de maquillaje habitual. Algo que aún no me he animado a probar y no creo que pruebe, ya que sigo con la lucha de mantener los brillos a raya. Así que mezclar mi base con un aceite, por muy seco que sea no me convence.

Pelo

Antes que nada, advertir de que tengo el pelo con las puntas decoloradas y muy secas, raíces grasas y corto (corte Bob entre mentón y hombros).

Dicho esto, hay muchos usos también para el pelo, aplicarlo como mascarilla pre-lavado, aplicarlo en el cepillo para peinar y controlar así el encrespamiento, usarlo de medios a puntas… Todo lo que queramos.

Como aceite para un acabado de peinado no me convence, ya que a pesar de ser un aceite “para todo” no es concreto para ese fin. Lo deja suave y brillante y con olor a ángeles caídos del cielo, pero en mi pelo (recalco otra vez que es corto), queda ligeramente apelmazado.

Así que mi uso se limita solamente a, después de haberme aplicado el aceite en el rostro por la noche, el residuo que me queda en las manos me lo aplico en las puntas. Nada más. Me hidrata ligeramente, no hace milagros pero nutre y lo deja brillante. Y una vez más: ese olor…♥

Cuerpo

Hidratante para el cuerpo, manos, zonas resecas como los codos y uñas y cutículas. Lo he probado en el cuerpo y madre mía del amor hermoso. Hidrata y deja un aspecto satinado en la piel que da gusto. Al ser seco se necesita mucho producto y cuesta más de expandirlo por nuestra piel, y más si la tenéis seca como yo. Me encanta para el cuerpo, pero creo que si lo usara como hidratante de costumbre me duraría el botecito nada y menos. Así que ese uso me lo reservo solo para ocasiones especiales.

Además hay el primo segundo de este aceite, el iluminador, que contiene partículas brillantes doradas. Esto en pieles bronceadas en verano tiene que ser divino. Espero poder huir de esa tentación.

Me costó no llega a 4€, ¿Lo volvería a comprar con su precio original?

Para mi es un poco pronto aún para poder decirlo. Si hubiera sabido de antes que me iba a gustar tanto, me hubiera recorrido toda Barcelona para encontrarlo y coger provisiones. Fui a tres quioscos diferentes para dar con él, así que supongo que muchas ya lo conocían y volaron para hacerse con más de uno. Para mi ha sido un descubrimiento y agradezco haberlo probado a tan buen precio. Me encanta como tratamiento facial, y me da pena “gastarlo” como tratamiento corporal, ya que tengo que usar mucha cantidad . En Amazon lo podéis encontrar por unos 26€ en este link. Quizás lo encontráis más barato rebuscando un poco, si es así, informadme!

¿Lo habéis probado?

¿Os ha enamorado el olor tanto como a mi?

¿Qué usos le dáis?

Nos leemos pronto♥

Pin It on Pinterest

Shares
Comparte este post