Si, reconozcámoslo, otoño es maravilloso, pero viene acompañado de que se nos caiga más el pelo, y es no nos gusta tanto a ninguno. Yo no sé que tienen estos meses de verdad… pero parece que mi pelo va a juego con la caída de las hojas. Así es que, en pro de seguir manteniendo mi volumen de pelo normal, tuve que encontrar una rutina capilar anticaída que me evitara todo esto. Y este mérito no es mío, no.

Os cuento un poquito va. Mi madre (estupenda) sufre de fibromiálgia y del síndrome de fatiga crónica desde hace varios años. Esta enfermedad, sumada a la medicación que toma para poder seguir con su vida con un nivel de dolor aceptable, hizo que empezara a caérsele mucho el pelo. No estaba medio calva ni muchísimo menos, pero el volumen de su pelo disminuyó considerablemente. Y así surgió la tarea de encontrar una rutina anticaída que realmente funcionara.

Así es que, habiendoos contado un poquito sobre mi, me pongo al lío y os cuento mi, o mejor dicho, nuestra rutina capilar anticaída y antirotura.

Importante, el champú

Esta es otra de esas leyendas urbanas en las que decimos que el champú no importa en el tema de la caída del cabello. Bueno pues eso es una ENORME MENTIRA.

En este caso yo os voy a recomendar el que a mi mejor me ha funcionado. Es el Champú anticaida de la marca Naturaleza y Vida, el específico para mujer. Empieza a hacer efecto a los pocos lavados, pero es duradero si lo utilizáis durante dos meses o más. Aumenta en un 84% la resistencia a la caída de nuestro cabello y un 34% la regeneración capilar. Además hidrata en profundidad el pelo, por lo que evita que este se siga rompiendo con facilidad.  Ah! Se me olvidaba! Huele genial 😉anti

Mascarilla

La mascarilla es de la misma marca y de la misma gama. Nosotras solo la aplicamos en las puntas y ayuda a hidratar y nutrir bien el cabello, por lo que también reduce la rotura. Refuerza el cabello para evitar los quiebres que tanto dañan la fuerza de nuestro pelo. La echamos dos veces a la semana para tampoco saturar al cabello. La dejáis actuar unos 15 minutos y enjuagáis. nv-mascarilla-anticaida-y-antirotura-300ml

Tanto el champú como la mascarilla podéis conseguirlas en farmacias y en la web oficial de la marca.

Después del lavado

Aún con el pelo mojado, aplicamos un poco de Aloe Vera puro sobre las raíces (más o menos la cantidad del tamaño de un garbanzo) y masajeamos durante unos minutos. Esto hace que la raíz del cabello se vaya fortaleciendo con cada lavado y evitar así la caída.

El que yo utilizo es de la marca Exialoe. Pero vosotros podéis usar el que podáis conseguir cerca de casa o ya tengáis. Lo importante es que sea purogel-aloe-vera-95

Sé que hay gente que también se lo echa por las raíces, si las tenéis muy resecas también es una buena opción. A mi no me hace falta porque uso un sérum específico para eso, pero seguro que funciona muy bien.

Y ya está. No diréis que es una rutina muy complicada o que os ocupa mucho tiempo. Si la probáis no dudéis en decirme los resultados. Y no os preocupéis que los productos no producen grasa en el pelo ni lo resecan, al contrario.

Espero que os sirva de mucho sobretodo a las que sufráis este problema todo el año. En mi madre el cambio fue asombroso.

Nos leemos muy prontito! Un besazo!

Lady A.

Pin It on Pinterest

Shares
Comparte este post