¡Estrenamos una nueva sección! Desde “a cuatro lados” no tenemos límites, por lo que queremos demostrar que también somos capaces de recomendar y/o criticar aquellas películas que vemos tanto en estrenos como después del tiempo. Soy un verdadero cinéfilo, es una de mis pasiones y por suerte o por desgracia, acabo tragándome bastantes películas y series al cabo del mes. Por eso queremos haceros saber aquellas películas que no os podéis perder, al mismo tiempo que aquellas que mejor ni las olerlas. La primera película que vamos a analizar va a ser Tarzán.

Pero por suerte o por desgracia, no es la estupenda película de nuestra infancia, la cual recordaremos ante todo por ese enorme Phil Collins, poniendo banda sonora a nuestra vida. Analizamos la estrenada en 2016, dirigida por David Yates y protagonizada por el musculoso pero poco expresivo Alexander Skarsgård (efectivamente, con un apellido nombre de mueble de IKEA). ¿Preparados? Poneros las gafas 3D, coged vuestras palomitas y a disfrutar.

Antes de nada, avisaros a todos, que todos mis post estarán totalmente LIBRES DE SPOILERS, en caso contrario prometo avisar. También quiero avisar que, una parte indispensable de las películas es su música, por lo que desde “acuatrolados” queremos hacerlo diferente y todo post irá acompañado de aquellas canciones que marcan o bien el contexto de la historia, o bien la propia película. No os olvidemos que queremos hacer sentir las películas con todos vuestros sentidos (menos el gusto, chupar la pantalla del móvil o el ordenador en público puede quedar muy extraño).

Hoy empezamos con una canción que no pertenece a esta película. No he podido resistirme a utilizar, uno de los temas que marcaron nuestra infancia y seguro que la de algunos vosotros: “Hijo de Hombre – Phill Collins”, de la película de Tarzán de Disney. Hay muchas canciones demasiado buenas en esa película, me ha sido demasiado difícil elegir. ¿Cual fue la canción que os marcó de esa película o de Phil Collins? Espero vuestros comentarios y que empiece el debate.

“Phil Collins, una leyenda y el autor de la banda               sonora de muchas vidas. Gracias”

Argumento (* y 1/2)

Tal vez uno de los puntos que más falle en Tarzán. Para mi en todo momento roza lo previsible, y muchas veces introducen escenas que rozan la necesidad de poner el actor ahí. Como comentaremos, gracias a que las líneas de guión están acompañadas de unos grandes actores, hacen posible el entretenimiento de ésta película.

Se sitúa DESPUÉS de lo narrado en la película de dibujos de Tarzán. Punto importante que yo desconocía y que fue una grata noticia (así variamos un poco). Mediante flashbacks, nos explican su pasado, de manera en momentos más acertada y en otros… Tal vez nos sobran. Es una historia de venganzas, aventuras visuales, CGI y amor. Rodeado de dos malos, uno interesante y otros con una maldad a la altura de Dora la exploradora.

Sin duda, será un argumento que no recordaréis para los días de los días, eso sí, es suficiente introducir escenas que acaben erizando el vello de tus brazos, o como mínimo sacándote alguna sonrisa.

Panorámica Tarzán (2016) con el CGI y el paisaje como protagonista

Reparto (****)

Y aquí es donde ver Tarzán vale realmente la pena (junto a la fotografía de los grandes paisajes por supuesto). Su director David Yates, quien ha sido director de varias películas de la saga Harry Potter, acaba formulando un mero trámite en ésta película. Eso sí, como os comentaba, hace que el reparto se equilibre bien y saca los mejores lados de los protagonistas. Por ahí le salvamos.

Sin embargo, en el plantel, el elenco, ahí es donde mis ojos se levantaron a aplaudir (más por los nombres que por las actuaciones o los personajes). Ante todo destacar a Margot Robbie, quien poco a poco y en realmente poco tiempo y pocas películas, se ha situado en una de las actrices de moda. ¿Por qué será? Creo que es capaz de combinar una cara bonita con unos registros creíbles, sumados a un cierto carisma. En su caso se pone en la piel de la archiconocida Jane, en este caso una damisela en apuros con bastante fuerza y recursos.

¡Ay el protagonista! Lo siento por Alexander Skarsgård, para mi él no pasa de la cara o más bien del torso bonito. Es un actor que está ahora en ese punto entre estancarse y explotar, pero pese a que intenta buscar un personaje interior en Tarzán, se acaba quedando en una expresión mustia solo superada por Kristen Stewart (Crepúsculo). Los únicos momentos en los que te hacen sentir es cuando interactúa con los CGIs animales con una sensibilidad especial.

Extra de lujo, oye que se agradecen.

Los extras de lujo: Samuel L. JacksonChristoph Waltz. Se nota, sobre todo el primero, que pese a ser una película de trámite, se lo han sabido pasar en grande. En el caso de Cristoph, él da vida al malo malísimo de la película haciendo más carisma del que incluso estaba escrito en el guión. Cuanto más pasa la película más predecible se vuelve, una lástima la verdad. Nuestro amigo Samuel, se mantiene en toda la película como el amigo cómico que tanto se ha puesto de moda. Para la película que  es, han sabido encontrarse cómodos.

El resto de secundarios, sobre todo nativos de las preciosas tierras del Congo, saben crear empatía con el público, lo que se agradece en este tipo de películas.

” Margot de nuevo nos deja prendados y el resto del elenco, actúa a la altura”

Fotografía (***)

Seré breve. Me quedo únicamente con los planos de los paisajes de la película. Esos momentos donde la naturaleza supera al CGI y junto a una música de acompañamiento con sentido, nos pone los pelos de punta. Han sabido escoger una localización que hace que valga la pena ver esta película en la gran pantalla.

El resto, es correcto. Peleas sin demasiado movimiento en cámara, lo que se agradece. Por otro lado, los efectos esepeciales no pasan de lo necesario. Animales bastante bien hechos, aunque ni de broma superan a los primates de la saga de “planeta de los simios”. Ellos me tienen robado el corazón.

“La cámara siempre está donde tiene que estar, reforzando la bestialidad de paisaje del Congo”

Música (**)

Acompañamiento correcto y solo destaca en los momentos con las panorámicas más espectaculares. Escuchada a parte no hay ningún tema a destacar. Su compositor Rupert Gregson-Williams, está claro que lleva en todo momento claro el tipo de película que es sin ninguna melodía que guardar en nuestros tímpanos. Por suerte, siempre recordaremos a nuestro Phil Collins cuando hablemos de Tarzán.

Conclusiones (***):  Recomendable

Es una película muy mejorable en un ambiente perfecto. Todo lo que le rodea: elenco y paisaje, están en unos niveles más que adecuados. Recomendación real, domingo por la tarde con la familia. Me quedo con algunos planos en mi retina y por haber vuelto a sentir la historia de Tarzán, una historia que marcó mi infancia.

Ya sabéis: Portaros bien chicos, que Tarzán os vigila, y a ver mucho cine.

Un placer escribir para vosotros.

Mr. Y

 

Pin It on Pinterest

Shares
Comparte este post