Continuamos sacando la lupa una vez más, analizando uno de alimentos que seguramente muchos de vosotros no conozcáis AÚN. Las Azukis. Sí, Azukis… Suena asiático, ¿Verdad? Pues efectivamente no os equivocáis. Esta gran desconocida para muchos, se convertirá en una de vuestras legumbres favoritas, os lo prometo.

Anteriormente era muy difícil de conseguir aquí en España, pero cada vez las encontramos en más y más sitios. Ante todo, os daré mi primer consejo, de estos ahorradores que tanto nos gustan.

Podemos encontrarlas en internet o en tiendas gourmet sin lugar a dudas, pero las encontraremos de buena calidad en un precio mucho menor en las tiendas a granel. Tiendas que acostumbran a vender legumbres, cereales y especias, os harán llegar estas legumbres japonesas de alta calidad.

No sé si alguno de vosotros ya había escuchado esta prima hermana de la judía pinta. Será un placer compartir más recetas con vosotros y me encantaría saber cómo conocisteis esta bestia de la alimentación. ¿Preparados para viajar a Japón?

Azukis, unos fríjoles que no te dejarán indiferente

Orígen

Actualmente, su cultivo es principalmente encontrado en tierras asiáticas. Pero debemos ponernos la manta, ya que una de las zonas donde más se cultiva es en el Himalaya. Esto ya convierte ya la convierte en un alimento más interesante ¿Verdad? La utilizaron en el pasado y la continuamos utilizando en la actualidad como gran sustituto de la carne y con una alta capacidad para aportar energía incluso en unas circunstancias tan extremas como las de la cordillera asiática. Estamos seguros que las azukis tienen algo más que un interesante origen.

Como habréis podido ver en la foto, uno de los factores más curiosos de ésta legumbre es su color rojo, aunque también la podremos encontrar en España con tintes negruzcos.

“Legumbres nacidas para sobrevivir incluso en tiempos de tanta dificultad como el Himalaya”

¿Qué nos dicen sus moléculas?

Ya estáis acostumbrados a que me ponga técnico ¿Verdad? En el fondo es tan sencillo como interesante. Las legumbres tienen la fama de ser la base de proteína en la alimentación de los vegetarianos, pero ante todo de los veganos. Nuestros abuelos ya sabían eso e incluso en momentos en los que no se podían permitir un bocado de carne o pescado, recurrían a estos alimentos para no perder nutrientes tan importantes como los aminoácidos.

Al igual que gran parte de la familia de las leguminosas, se destaca por la presencia de unos hidratos de carbono que se irán absorbiendo de manera gradual, ideal sobre todo para diabéticos o para personas que estemos haciendo dieta.

Una de las particularidades que tiene es que es mucho más fácil de absorber que otras legumbres, por lo que incluso las personas que no son capaces de digerir unos excelentes garbanzos o unas judías blancas, recibirán las azukis sin problemas.

Y la guinda del pastel son sus proteínas, a diferencia de la avena, que analizamos en el anterior post, encontramos aquí unas proteínas de alto valor biológico, lo que significa que tiene presentes todos los aminoácidos esenciales. Uno de los más destacados en las azukis es la metionina, la que acabará aportando el efecto relajante de este alimento. Sí… ¡Un alimento nos puede ayudar a aguantar a la suegra!

Y… Solo en 80 gramos podemos encontrar:

  • Un 249% de las necesidades diarias de ácido fólico.
  • Un 38% de Fósforo.
  • Un 35% de Hierro.
  • Un 30% de vitamina B1.
  • Un 29% de Magnesio.
  • También en menores cantidades encontramos Calcio.

Otro de los puntos esenciales es su bajo aporte de grasa, lo que le hace marcar un hat-trick para las personas que queremos hacer dieta sin dejar de comer alimentos de verdad.

“Hacer dieta sin dejar de comer… Parece increíble 🙂 Pero aquí os prometo que lo conseguiremos”

 

Los beneficios reales de coger ese pedacito de Asia

Propiedades depurativas

La forma que tiene de Riñón no es en vano, ya que se ha descubierto en diferentes estudios científicos la influencia que tiene esta leguminosa en nuestras vías urinarias. Personas con insuficiencia renal crónica, problemas relacionados con litiasis o en otras palabras, con una cantera en su cuerpo se beneficiarán mucho incluyendo a las azukis en su dieta.

Efectos alcalinizantes

Hace poco se puso muy de moda la presencia de dietas alcalinas. En nuestras futuras secciones hablaremos sobre diferentes tipos de dietas y su realidad. Pero las bases equilibradas de la dieta alcalina, se ha establecido como una de las bases esenciales de mi alimentación. Por lo tanto, contar con un alimento capaz de potenciar un equilibrio acido base en nuestro organismo es de nuevo, otro gran punto a favor.

Hierbas-medicinales-para-el-rinon-2_0

Alta influencia con el corazón y el sistema nervioso

Ya hemos hablado antes sobre ello, pero la presencia de aminoácidos y las vitaminas del grupo B son claves no solo para calmarnos en momentos más difíciles, sino también de aportar una serenidad cardiaca importante para taquicardias o enamoramientos apasionados (eso ya es broma, o no).

Clave en el embarazo

Por su fácil asimilación y la gran presencia de aminoácidos esenciales, se ha convertido en oriente en una de las claves alimentarias para las futuras mamás. ¡Hagamos caso a las culturas milenarias, no suele equivocarse!

También se están estudiando en la actualidad la relación que hay entre las azukis y el cáncer de mama. La mejoría en relación con la osteoporosis.

Pero… siempre hay un pero

La MTC (Medicina Tradicional China) una de mis mayores especialidades. Nos habla que pese a sus grandes propiedades no es bueno abusar, ya que pueden causar un estreñimiento o mejor dichos unas heces más secas. NO da ningún problema para las personas que padezcan de estreñimiento, pero en ese caso será mejor no abusar.

Y… ¿Cómo las cocino?

Unas legumbres con tantas propiedades deben ser imposibles de cocinar, pensaréis. Pues NO y ese es otro de sus puntos más favorables. En este post, vamos a dar la receta básica y en el próximo daremos recetas divertidas para combinar en nuestro día a día.

Ingredientes: (Para 4 personas)

1 taza de azukis aproximadamente 150 gr.

Alga Kombu (No es del todo necesaria, pero refuerza los efectos y el sabor)

Aceite de Oliva Vírgen Extra

Sal y Pimienta

A Cocinar:

  • Poner a remojo las azukis la noche previa
  • En una cacerola poner en el fondo el Alga y un chorrito de aceite
  • Cuando esté en ebullición esperar entre 35 y 45 minutos depende de la calidad de la legumbre.
  • Filtrar el agua y ya tenemos preparado nuestro plato japonés.

El agua es también terapeutica, por lo que podemos beberla para recibir nutrientes de las azukis.

Yo personalmente lo que hago es una buena cantidad, la meto en la nevera y voy utilizándola como complemento en muchas de mis comidas. Fácil, rápido, bueno y maravilloso para nuestro cuerpo.
trigo-sarraceno-con-azukis-y-coliflor-al-wok_1280x642_14d18f19

Y ahora te toca a ti elegir…

Pese a que no son fáciles de conseguir, valen la pena. Al menos ya no tenemos que subir al Himalaya a buscarlos, lo que ya nos deja bastante tranquilos. Cuidar nuestros riñones, relajarnos y alcalinizar nuestro cuerpo son pocos de los muchos beneficios que obtendremos.

Prometo, en las siguientes semanas hacer una receta de Azukis con diferentes elementos que nos harán relamernos.

Portaros bien y ya sabéis, descubrid nuevos sabores y coloread vuestra vida con los mejores alimentos.

“¡Probad nuevos alimentos y ante todo disfrutad con la comida!”

Pin It on Pinterest

Shares
Comparte este post