Lo prometido es deuda, una parte dos, con la pereza brutal que da leer post de dos partes. Os entiendo, pero básicamente, es un claro complemento el uno del otro, como la sal y la pimienta, Leonard y Penny, Han y Cheewie… No puede haber una opción salada, sin una opción dulce. Pese a que un servidor es mucho más del típico sabor salado mediterráneo en mis desayunos, existen ciertos días que la punta de mi lengua ( por supuesto como todos sabéis, aquella parte que se encarga de percibir los sabores dulces) , se pone un poco más caprichosa.

Entonces, es cuando tenemos que ser inteligentes y precavidos y tener siempre en nuestra recamara aquellos desayunos equilibrados, sabrosos, sanos, bajos en calorías y lo más importante cuando estamos hablando de cualquier alimento con sabor dulce con azúcares que realmente no estén perjudicando a nuestro organismo.

 

” Nuestro corazón, nuestra lengua, nuestra ansiedad… ¡Qué más da! Es inevitable que nuestro cuerpo pida azúcar…  pero debemos controlar el tipo de azúcar”

Los azúcares… Ahí están nuestros peores enemigos.

En esta parte quería hacer un apartado especial, por que como iré desarrollando en futuros post, la publicidad, el sistema los aditivos… No están convirtiendo en robots dependientes de aquellos contenidos de azúcares refinados. Seas hijo, o seas padre (te he pillado, seguro que alguna de las dos cosas eres, no disimules)  debemos tener cuidado, no solo de no comer nosotros, sino de evitarlos incluso dentro de casa.

De hecho durante este año, la todoconocida OMS ha hecho el siguiente recopilatorio (que he encontrado en español, para que incluso los más vagos hagáis el esfuerzo de leerla) ¹ con las siguientes bases claves que quiero que todos, y ahí sí, TODOS, seais capaces no solo de leer sino de reflexionar:

  • La OMS recomienda una ingesta reducida de azúcares añadidos a lo largo de toda la vida (recomendación sólida)
  • En los adultos y los niños, la OMS recomienda la reducción de la ingesta de azúcares añadidos a menos de 10% de la ingesta total de energía (Recomendación sólida).
  • La OMS sugiere una mayor reducción de la ingesta de azúcares añadidos por debajo del 5% del consumo total de energía (Recomendación interesante)

Si hay algo que tenemos claro es que hay que huir de los azúcares añadidos, en general, pero sobre todo debemos eliminarla en nuestros desayunos. Sabemos que es difícil ante todo por el bombardeo publicitario de galletas, bollería e incluso zumos, los cuales nadan en azúcares refinados.

Por eso, desde ” a cuatro lados”, queremos combatir contra el azúcar. Creemos en los caprichos de vez en cuando y odiamos la vida restrictiva, pero eliminemos de nuestras costumbres aquellos azúcares refinados producidos con el único propósito de vaciarnos las carteras y rellenarnos las cartucheras. (¿Me ha quedado demasiado épico verdad?)

 

“Luchemos contra el azúcar, por muy apetecible, mono y adorable que sea… Tenemos que acabar con todos aquellos refinados”

Nuestra solución: Cambiar hábitos, cambiar alimentos

Está claro que nuestro organismo y nuestros gustos pueden estar totalmente saciados sin incorporar ningún aporte de azúcares refinados. La clave: mantener un nivel glucémico estable. En otras palabras, que nuestros niveles de azúcar en sangre no bajen excesivamente, lo que nos obligará emocionalmente a picar algún alimento dulce y refinado. Cambiar los hábitos serán también clave para considerar cada vez menos apetecibles esos diablillos dulces. De hecho, Deepak Chopra  médico, escritor y conferenciante, sostiene que son necesarios únicamente 21 días para crear un hábito. Bien pensados tampoco son tantos.

Perlo lo más importante y por lo que seguramente hayáis entrado a este post es por los desayunos. Empezar el día de una manera correcta, como ya tenéis más que leído es esencial para poder, no solo crear el hábito sino comenzar el día de la manera más saludable. En mi anterior post teníamos dos recetas saladas y en la actualidad vamos a incorporar dos recetas dulces más.

Empecemos a ser, al igual que yo, amantes de los desayunos saludables.

“Imitemos a Cheewie cuando nos apetezca una buena ración de azúcar refinada y ganaremos la batalla”

 

Receta dulce nº 1 : Valió la AVENA… Lo que era necesario para estar contigo amor… 

 

Pido disculpas anticipadas a Marc Anthony por destrozar la letra de su canción con mi nueva receta. Era la única manera de conseguir que incluso recién levantados se os metiera esta canción mientras preparáis vuestros desayunos. Lo mejor de esta receta de nuevo es: Su brevedad en la preparción, sus sabores, sus azúcares buenos y la propiedad de activar nuestro metabolismo de buena mañana.

 

Ingredientes: 

  • Copos de avena. Yo recomiendo encarecidamente avena sin gluten que encontraréis en vuestras dietéticas.
  • Leche vegetal – Excepto soja, cualquiera que veáis tanto en supermercados como en dietéticas, yo con esta receta recomiendo leche de avena, para homogeneizar el sabor.
  • Canela
  • Una onza de chocolate negro + 85%
  • Sirope de Agave (El cual podréis encontrar en Aldi o dietéticas a un precio razonable para todo lo que dura)

Complementos indispensables:

  • Arándanos, frambuesas, moras – Si son frecas mejor (Un buen subidón de vitamina C matutino) sino secas también aportarán sabor.
  • Pasas
  • Fruta fresca, sobre todo aprovechado la de tiempo, por ejemplo ahora melocotón, nectarina, paraguayo… Troceada
  • Semillas geniales para empezar el día con energía y los omegas necesarios.

Preparación – duración aproximada entre 2 y 5 minutos, depende lo dormidos que estemos.

  • Incorporar en seco la avena a un tazón grande o bol. Aproximadamente entre 50 a 100 gr de avena. Dependiendo de nuestra constitución y el ritmo de vida que tengamos.
  • Incorporar la leche vegetal. Depende el gusto se puede calentar o se puede dejar fría.
  • Canela – más o menos 1/2 cucharada .
  • Coger 1 onza de chocolate bueno y con un cuchillo hacer pequeños trozos (queda sensación de crujiente si la leche está fría).
  • Añadir el sirope de agave al gusto.
  • Añadir los complementos y ya está.

Receta dulce nº 2 – A rodajas la vida es más cómoda

Esta es una micro receta ideal para aquellos que o bien se levantan sin hambre, o bien se levantan sin tiempo. Es simplemente cortar o mucho más cómodo, tener ya cortado alguna de nuestras frutas favoritas y con mucha gracia y equilibrio aportar otros nutrientes que puedan establecer una base glucémica para evitar subidas y bajadas del azúcar en sangre.

Ingredientes: 

  • Pieza de fruta de TEMPORADA y del gusto del paciente. Yo recomiendo: Papaya, piña, pomelo, manzana, pera, melocotón y nectarina. Siendo los primeros mis favoritos.
    • El aporte de otras frutas demasiado dulces puede desequilibrar nuestro índice glucémico como melón, sandía…
    • Tampoco recomiendo mezclar diferentes frutas, es una opinión totalmente personal
  • Frutos secos: Nueces, semillas de calabaza, nueces del brasil, almendras… En esta incorporación seremos capaces de introducir un punto de proteínas, aceites y grasas buenas y activaremos el metabolismo.
  • Otros complementos como: Canela, agave, cacao en polvo

Preparación: Duración estimada 1-2 minutos

  • Cortar las frutas lo más finas posibles, al momento o anteriormente y bien metidas en la nevera.
  • Incorporar por encima nuestros frutos secos y semillas favoritas.
  • Canela, cacao y agave según el gusto del consumidor.

Bueno pues después de dejaros deberes para vuestros desayunos nos despedimos. Espero vuestras fotos con vuestros originales desayunos superando incluso al maestro.

Espero que comencéis a cuidaros desde la primera comida del día.

Y recordad: ¡Portaros bien!

Mr. Y

 

“Nos vemos pronto, un placer escribir para vosotros”

Pin It on Pinterest

Shares
Comparte este post