Netflix no deja de crecer. Como le gusta coger la mochila y viajar. Y como nos gusta a nosotros que haga eso. Por fin, nos ha tocado el primer proyecto rodado en España. Y ya os adelanto que la sencillez exquisita de esta película, la convierte en un estreno más que notable del que sentirnos orgullosos. Con la cabeza bien alta y las palpitaciones del corazón aceleradas, os presentamos 7 años.

Son bien conscientes que en España, la televisión a la carta de Netflix está triunfando y como no, acompañado de una gran campaña de marketing, nos han dejado claro que no podíamos perdernos esta película. Aunque ya lo sabéis soy un adicto empedernido a las novedades de Netflix. Dejemos los rodeos. ¿Estamos preparados para decidir quien pasará 7 años sobre rejas?0060dcb62fc5fdfdb60d606df695cdfd0f2d622b

5 notas estridentes en un solo compás

Soy un pésimo escritor de sinopsis, pero creo que debéis poneros en situación. Por suerte, 7 años nos lo pone fácil. Sobre la mesa, 4 personas, 4 carácteres totalmente diferentes, 4 motivaciones opuestas. Y una de esas cuatro personas ha de ir a la cárcel.

Cuando leí la sinopsis, no pude evitar que me llamara la atención. Sonaba a una película tan minimalísta como intensa. No me equivocaba. Me encanta no equivocarme. Estoy seguro que muchos de vosotros estáis pensando… ¿Qué puede interesarme en una mesa redonda con 4 personas discutiendo sin moverse de un único escenario? (Cojo aire después de una pregunta tan larga).

La inclusión de un medidador, Manuel Morón, tan calmado como necesita la película y los personajes, acaba fraguando una decisión que marcaría la vida de cada uno de nosotros.

Cuando la película va pasando su metraje, deja claro que la tensión aumenta. Y con ello nuestro interés. Los personajes y el director van generando nuevas subtramas, deshilachando cada vez más el muñeco de trapo escondido en cada uno de nuestros personajes.

Lo que empieza como unas notas musicales en sinfonía, acaba siendo un concurso para ver quien es capaz de tocar el instrumento más alto.7-anos_0

Tomando una decisión, el mejor momento para criticar.

La película no deja de perder su rumbo mientras vemos pasar por el mar, la oportunidad de criticar a nuestra sociedad y las relaciones que se pueden crear en las empresas.

Me encanta ver como los cuatro personajes, aprovechan para sacar a la luz problemas que incluso, desde mi humilde opinión, ni tan siquiera había pensado.

El machismo presente en las prisiones. Por cuánto seríamos capaces de vender nuestra vida. Los roles de cada uno de los trabajadores de cada empresa… Acaba generando pequeños titulares que nuestros personajes y los guionistas acaban por sembrar en nuestra lista de cosasparapensar más adelante. Y eso me gusta.o-7-aos-facebook

Visiones desde los cuatro lados.

Está claro que es un guiño subliminal a nuestro Blog. Por si os lo preguntabáis. Los 4 puntos de vista que nos ofrecen Paco León, Alex Brendemühl, Juan Pablo Raba y Juana Acosta, son de lo más diferenciales y mejor justificados que hemos visto en bastante tiempo. Algo menos que 7 años, eso sí.

Es impresionante como todos podemos ponernos en la piel de alguno de estos personajes. Todos escogemos algún favorito. Todos mandaríamos directos a las rejas a uno y resguardaríamos a otro. Y… ¿Sabéis lo mejor? Que una de las perlas de “7 años”, es que si os pregunto a cada uno de vosotros, mis queridos lectores, quién mandaríais al “truyo”, seguro y me juego lo queráis, que cada uno escogería a un personaje diferente. Sin duda es la marca clara de que el trabajo ha estado bien hecho.

Detalles técnicos que hacen crecer la película.

Aún estoy buscando la producción de Netflix que baje la calidad en su producción. Supongo que antes encontraré unicornios. El trabajo que realizan José Cabeza y Julia Fontana, las mentes pensantes, es como poco a tener en cuenta.

Saben como hacer que las armas de cada uno de nuestros personajes aparezcan poco a poco. Que las esposas y el traje a rallas vaya pasando de uno a otro con una facilidad pasmante. Creo que la ejecución en este aspecto es intachable.

La fotografía muy cercana, muy fijada a los personajes  nos fuerzan a una tensión visual que se transmite en sus planos. Es un trabajo que hecho más de menos en la banda sonora. No era fácil, pero cumple en aquellos momentos que quiere dejarnos el “ay” en el corazón. Sin embargo, no tiene la calidad esperada o mejor dicho, carece de un toque brillante que acabe de rematar esta película.original-1

Esperemos que Netflix espere menos de 7 años en volver a nuestras tierras

Nos encantan las ideas propias de Netflix y está claro que 7 años no se queda corta. Existen peros, existen deficiencias. El remate final o la conclusión, creo que no acaba de contentar a ninguno de sus espectadores. Creo que no justifica la tensión de toda la película. Pero está claro que cuando se toma de una decisión tan importante, nunca hubiera sido fácil poner punto y final a tanta tensión.

Además podría complementar, siendo todavía más estricto, que los mejores momentos se los llevan las llamadas externas, ampliando todavía más el rango y profundidad de nuestros personajes.

Sin embargo, es totalmente recomendable. Si os digo que dura aproximadamente como un capítulo de Black Mirror (sí, no os podéis perder nuestra crítica), eso seguro que os decanta a ver 7 años. Tomar esa decisión desde nuestro sofá es mucho mejor que en persona y os prometo que no os arrepentiréis.

Os prometo que ninguno de nosotros 4 llegaremos jamás a este punto. Menos mal que lo más “malote” que hemos hecho ha sido ponerle 3 cucharadas de azúcar a un buen café, ehem Lady A, ehem. Lo sé, debería ser penal.

Nos vemos pronto y recordad… Portaros bien o ya sabéis que estaréis condenados a 7 años… O muchos más leyendo nuestro Blog… Que tortura!

 

Pin It on Pinterest

Shares
Comparte este post