Cada viernes uno de los miembros de A4L publicará una receta, hoy me toca a mi. Así que ya os adelanto que tanto ésta, como todas las que vendrán más adelante por mi parte, van a ser muy sencillas. Recetas sencillas pero resultonas, no nos dejemos engañar. Así que vamos allá! Carpaccio de calabacín. Así es, estamos acostumbrados a carpaccio de ternera, carpaccio de gambas… Pero aquí queremos darle una vuelta a una de las técnicas más gourmets y llamativas de la cocina. Aprovecharemos nuestro calabacín de temporada y crearemos, junto a la combinación de otros toppings como la olivada, una mezcla tan suave como rockera. Afilad vuestros cuchillos que vamos a por el Carpaccio de calabacín.

Ingredientes – Carpaccio de calabacín:

1 calabacín grande o 2 pequeños
50ml de Aceite de oliva virgen extra 
Albahaca y/o Romero fresco al gusto.
1 cucharadita de Sal

Toppings opcionales:

Olivada
Aguacate
Piñones
Vinagre balsámico

Manos a la obra:

  1. Debemos lavar bien el calabacín y secarlo. Si lo queremos sin piel, lo pelamos con un pelador.
  2. Cortamos en rodajas muy finas con un cuchillo o bien con mandolina. En el caso de solo tener cuchillo, necesitaréis como ingrediente extra un poquito más de paciencia. 
  3. Una vez cortado lo colocamos en un tupper o recipiente DE CRISTAL – Debemos huir del plástico o eliminará el sabor característico.
  4. Vamos haciendo capas, hacemos dos o tres capas con el Carpaccio del calabacín. Introducimos la albahaca, el romero y un chorrito de aceite. captura
  5. Lo dejamos reposar al menos 4 horas. Cuanto más tiempo más sabor irán cogiendo nuestros calabacines. Si vamos con prisa lo dejamos solamente un par de horas, con ese tiempo ya se impregna de sabor, aunque será más suave.
  6. Pasado el tiempo lo colocamos mono en un plato plano y ya podríamos servirlo.

Sugerencias de presentación:

Peeeero como queda un plato un poco pobre podemos añadirle un buen aliño o algún topping.
Podemos añadirle piñones o almendras laminadas, Frambuesas o aguacate cortado a láminas finas e ir intercalando.
Mi forma favorita de presentarlo es mezclando aceite de oliva  con olivada, mezclarlo bien en un bol, un poco de vinagre balsámico y aliñarlo con esa vinagreta.  Añado unos “pegotes” o como le gusta decir al fino de mi chico, “pinceladas” de olivada sobre la fuente y… ¡Listo!
Cuando tenemos invitados, es un aperitivo que se miran al principio con cara de “ñe” pero siempre triunfa. Os lo prometo.
captura2
Valoración final
4.8Nota Final
Dificultad - Baja
Precio - Bajo
Tiempo de preparación - Rápida
Puntuación de los lectores 2 Votos

Pin It on Pinterest

Shares
Comparte este post